¿Era así o se transformó desde su candidatura a la Xunta?

Publicado por el Sep 21, 2016

Compartir

La pregunta del título de esta Entrada se refiere a Luis Villares, candidato por En Marea a la presidencia de la Xunta, que unos meses antes ejercía como Magistrado en el Tribunal Superior de Justicia de Galicia. Y la interpelación viene a cuento porque en el ABC.es de hoy se publica una entrevista con el señor Villares en la que hay respuestas que revelan más pasión que razón. Circunstancia ésta muy frecuente en política pero muy poco  habitual entre los que tiene en sus manos administrar justicia.

De la entrevista voy a seleccionar una pregunta y su respuesta.   

—Cree que las descalificaciones de sus discursos generan reactancia para quienes ven el tono que emplea un magistrado?

—Lo que crea rechazo es que el PP deniegue medicamentos a enfermos. A nosotros nos corresponde explicar socialmente lo que hicieron y fue muy duro. Nos corresponde caracterizar a ambos, Feijóo como cómplice del robo y el acoso sexual. En Marea, como la honestidad, dignidad y decencia.

Como pueden apreciar los lectores, la pregunta es muy pertinente porque habrá mucha gente que se pregunte cómo es posible que alguien que hace muy poco era magistrado, puede entrar de lleno y con tanta rapidez en la falta de rigor, las exageraciones y hasta las descaradas mentiras que caracterizan la lucha política.

Lo que sorprende sobremanera es la respuesta, porque es una nueva demostración del sectarismo y del empleo de un lenguaje sumamente impreciso impropio de alguien que tuvo que dictar sentencias para dirimir litigios.

En efecto, el señor Villares falta intencionadamente a la verdad cuando afirma que el PP denegó medicamentos a enfermos. Salvo que el candidato a la Xunta por En Marea pueda probar que el PP ejerce la medicina, es una mentira descarada decir que denegó medicamentos a enfermos. Como todo el mundo sabe, los que deciden sobre la prescripción de los medicamentos son los médicos, por lo que solo ellos pueden recetar o denegar los fármacos. Habrá quien diga que quería se refería al copago, pero incluso para los menos enterados, entre “denegar” medicamentos o “exigir” el pago de una parte de su precio existe una diferencia abismal e indiscutible.

Pero si lo que antecede es penoso, lo que afirma seguidamente o pone en duda sus conocimientos como juez, o revela una mala baba impropia en quien ha sido servidor público –y puede volver a serlo en cualquier momento- impartiendo justicia.

En efecto, califica a Alberto Núñez Feijóo nada más y nada menos que como “cómplice del robo y el acoso sexual”. Tenemos que partir de que un magistrado conoce los conceptos jurídicos “cómplice”, “robo” y “acoso sexual”. Y a esto hay que añadir que si alguien –y mucho más si es magistrado- conoce los hechos en virtud de los cuáles califica públicamente a alguien como “cómplice” de dos delitos como el robo y el acoso sexual, debe acudir inmediatamente a poner tales hechos en conocimiento de la justicia.

Todo parece indicar que no ha hecho nada de eso y que, en lugar de ello, ha preferido revolcarse en la pocilga de la suciedad política. Vistas las cosas, no pondría ningún reparo en admitir que ese es el lugar en el que más a gusto se encuentra el señor Villares. Razón por la cual, mi respuesta a la pregunta formulada es que el candidato de En Marea siempre fue como se manifiesta ahora, lo cual debe ponernos en guardia sobre la idoneidad de a quiénes confiamos la administración de la justicia.         

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2016

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas