Pedro Sánchez está “emperrenchado”

Publicado por el Aug 18, 2016

Compartir

Pedro Sánchez volvió a comparecer ayer ante los medios de comunicación, tras unos días de silencio, para reiterar el mismo mensaje obsesivo que viene manteniendo desde que entró en política: que no apoyará a Mariano Rajoy. Pero con una novedad: ahora lo noté “emperrenchado”. Palabra ésta de especial sonoridad que se emplea en mi Galicia natal para aplicarla a los niños que cogen una “perrencha” o berrinche.

Pero ¿por qué esta emperrenchado el señor Sánchez? ¿Por qué se niega una y otra vez a facilitar la investidura de Mariano Rajoy? Él nos dice que es por razones “ideológicas y éticas”. “El PSOE no se va a abstener ante la corrupción, la desigualdad, el desempleo, y la precariedad” dijo textualmente Sánchez. Y añadió “Tan importante es que haya Gobierno como que sea limpio y justo, y ese no es el del señor Rajoy”.

Pero lo que de verdad esconden estas aparentes razones para el “no” es una “perrencha”, un berrinche, porque las urnas no le han dado lo que tanto persigue: ser presidente del gobierno. Y esto no es solo un juicio de creencia (no lo escribo solo porque lo creo), sino un juicio de experiencia u observación (lo hago porque hay razones que me inducen a sostenerlo). Veamos.

Sánchez no puede alegar seriamente que el gobierno de Rajoy es el de “la corrupción, la desigualdad, el desempleo, y la precariedad” porque el último gobierno del PSOE hizo exactamente lo mismo. Y tampoco puede hacer reproches éticos, hablar de “limpieza y justicia”, porque o se tienen datos y se va con ellos al juzgado o el empleo de ambas palabras se convierte en una fórmula vacía que hacer decrecer la credibilidad del que las dice.

Por eso, lo que le pasa a Sánchez es que está “emperrechado”, tiene un berrinche: “una irritación grande que se manifiesta ostensiblemente, y sobre todo a los niños”. No creo que exista duda alguna sobre que Sánchez se muestra ahora ostensiblemente irritado: basta comparar mentalmente la cara de satisfacción y soberbia que tenía cuando era el candidato propuesto por el Rey con la destemplada que se le ha puesto ahora. Y, sobre que sea una actitud de un “niño”, la tercera acepción en el Diccionario de la RAE de la palabra “niño” es “que tiene poca experiencia” y la cuarta “dicho de una persona que no es un niño: Que obra con poca reflexión o con ingenuidad”. Ambas cosas se dan en este caso porque solo una persona irreflexiva o ingenua puede con sus resultados electorales albergar alguna esperanza de llegar a ser presidente del gobierno.

¿Nunca han pensado qué diría el señor Sánchez si fuera él quien obtuviera los resultados de Mariano Rajoy? Imagínenselo.

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2016

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas