Otegi de gira por Cataluña

Publicado por el may 17, 2016

Compartir

La verdad judicial, esto es, la que se declara por los tribunales en la sentencia firme tras un proceso con todas las garantías y agotados todos los recursos pertinentes, ha calificado a Arnaldo Otegi como miembro de ETA y, por tanto, como terrorista.

Esto no es opinable, como tampoco lo es que la propia ETA el 19 de junio de 1987 llevó a cabo con un coche bomba un atentado en Hipercor en el que murieron 21 personas y resultaron heridas otras 45.

Pues bien, seguramente por su inquebrantable ideología separatista, este sujeto va a efectuar una tournée en Cataluña en la cual, además de reuniones de carácter privado con los lideres del independentismo catalán, tendrá un encuentro en el Parlamento de Cataluña con los máximos representantes de los partidos secesionistas y hasta será recibido por la máxima autoridad de ese órgano parlamentario autonómico.

Mis convicciones democráticas me llevan a reconocer sinceramente que siempre que sea por la vía democrática cualquiera puede defender la ideología que tenga por conveniente. Pero debo completar esta afirmación indicando que no comparto en modo alguno no solo los postulados del nacionalismo secesionista, sino tampoco su estrategia actual de creciente desobediencia personal e institucional de las leyes y actos de las autoridades de España.

Lo que va a suceder con Arnaldo Otegui, si alguien no lo remedia   –cosa que parece poco probable- supone algo más que un nuevo paso en la alocada escalada de empujar a una remisa Cataluña a separarse de España.

Y es que invitar a un terrorista a las instituciones que representan a todo el pueblo de Cataluña, aunque ahora se estén sirviendo de ellas en su exclusivo interés sus actuales ocupantes, supone una especie de profanación del templo democrático, el Parlamento, destinado a albergar a algo tan sublime como la ley, que es la expresión de la voluntad popular, en este caso, de Cataluña. Por eso, creo que a los líderes independentistas actuales les falta sensibilidad.

De un lado, carecen de sensibilidad democrática, porque supone una inmensa irresponsabilidad invitar a la Casa de todos los catalanes, el Parlament, a alguien que ha combatido la democracia con bombas y tiros en la nuca de seres inocentes con el único objetivo de sembrar el terror. Como escribió Stefan Zweig respecto de Calvino y Castellio: violencia contra conciencia.

De otro lado, en lugar de sensibilidad, los líderes secesionistas parecen estar repletos de la máxima dureza al invitar a la Casa de todos los catalanes, su Parlamento, a quien formó parte de la banda terrorista que eligió Cataluña para cometer el más sangriento de todos los atentados perpetrados en España.

Por último, la invitación de los secesionistas supone también una falta absoluta de sensibilidad con respecto a las víctimas del terrorismo, incluidas las de la propia Cataluña, que tienen que sufrir la ignominia de ver en el altar de la democracia a un correligionario de una banda de asesinos.

Y todo eso porqué. Yo no tengo respuestas y no soy yo quién tiene que darlas. Los ciudadanos que se indignen ante tamaña afrenta pública que se las pidan a sus actuales representantes en el Parlament y, tal vez, a los ciudadanos que lo hicieron posible con su votos o su abstención.

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2016

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas