La lógica económica del pueblo español

Publicado por el May 10, 2016

Compartir

Si acudimos a los significados que contiene el Diccionario de la palabra “lógica”, que en su octava acepción quiere decir “modo de pensar y de actuar sensato, de sentido común”, cabe observar que hay, al menos, dos tipos de lógica, la llamada “lógica borrosa o difusa” que “admite una posibilidad de incertidumbre en la verdad o falsedad de sus proposiciones” y la “lógica natural” consistente en la  “disposición natural de los seres humanos para pensar de forma coherente”.

Sentado este punto de partida, me voy a los datos que publica el Banco Mundial sobre la variación anual del producto interior bruto español (el tan manoseado PIB) para observar qué ha pasado en esa magnitud de nuestra macroeconomía en los últimos 10 años. Las cifras revelan que en España el PIB crece un 4,2 en 2006, un 3,8 en 2007, un 1,1 en 2008 y empieza a decrecer -3,6 en 2009, se aguanta la caída en 2010 en el que se mantiene en el 0,0. Y se retoma la senda de la disminución del PIB en 2011 (-1,0), en 2012 (-2,6), en 2013 (-1,7) hasta que vuelve a crecer en 2014 un 1,4 y en 2015 llega hasta el 3,2.

No quiero reseñar los partidos que nos gobernaban en los años de crecimiento o de disminución del PIB en esa década. Pero no me equivoco si digo que en ese período hubo una alternancia de nuestros dos partidos mayoritarios o de gobierno: El PP y el PSOE.

De donde podría deducirse, aplicando la lógica o la lógica natural, que la perspectiva de los diez últimos años revela que esos dos partidos son capaces de hacer que el porcentaje anual del PIB pase de cifras negativas a positivas; o, dicho más claramente, que su alternancia en el gobierno ha garantizado hasta ahora que con ambos como partidos mayoritarios se puede revertir la situación de la economía, pasando de una fase de disminución a otra de crecimiento de nuestro producto interior bruto.

Sin embargo, en las pasadas elecciones del 20 de diciembre el pueblo español pareció pertrecharse de lógica borrosa o difusa y, prescindiendo por completo de lo que revelaban las cifras macroeconómicas de los últimos 10 años, dio entrada en el panorama electoral a otras dos formaciones políticas de las que desconocemos por completo cómo van a manejar, en el caso de que llegaran al gobierno, muestra economía.

En mi opinión, a partir del 20 de diciembre hemos entrado en un tiempo nuevo en el que parece vislumbrarse una radicalización de las posiciones de los nuevos actores de la política y habrá que esperar hasta el 26 de junio para saber cómo queda conformado nuestro mapa político.

No desconozco que ha habido factores, como la corrupción, que han influido poderosamente en el pueblo español y que son las que seguramente explican la aparición de esos nuevos partidos políticos. Pero no dejo de hacerme la siguiente pregunta: si con el bipartidismo hubo periodos alternativos de bonanza y de crisis, ¿tiene alguna lógica invitar a encontrar la salida de la crisis actual a dos formaciones políticas que carecen de toda experiencia en el manejo de la economía? ¿No está actuando en estos últimos tiempos el pueblo español con una lógica borrosa o difusa a la hora de determinar cómo quiere que se maneje su economía?

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2016

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas