Los titiriteros y otros actores del drama de las marionetas

Publicado por el Feb 9, 2016

Compartir

La Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Madrid, en el libre ejercicio de su política cultural, decidió contratar a la Compañía “Títeres desde abajo” para que representara con motivo del carnaval su obra de marionetas “La bruja y don Cristóbal”. La obra  se representó en la vía pública y, sin duda, porque se trataba de una obra representada por marionetas atrajo, como era de suponer, al público infantil.

Según ha trascendido la obra mostraba, entre otras cosas, el ahorcamiento de un juez, la violación de una monja, que queda embarazada, el posterior aborto, e incluía una pancarta perfectamente legible que decía “Gora Alka ETA”. Ante tamaño dislate, los dos titiriteros fueron detenidos y permanecen en prisión acusados de un delito de enaltecimiento del terrorismo.

Los partidos de la oposición en el Ayuntamiento de Madrid, ante lo que es un nuevo error en el desempeño de su cargo, piden la dimisión o, en su caso, el cese de la Concejala de Cultura.

Y, tras un primer momento de desconcierto, los propios “antisistema” se han empezado a movilizar a favor de tan ejemplar gesta. Pablo Iglesias declaró que le parece un despropósito que en un país democrático alguien pueda estar en la cárcel por una obra de teatro. Y en el mismo tono exculpatorio, Ada Colau difundió por las redes sociales que le parecía desproporcionada “la cárcel preventiva por una obra de títeres de mal gusto”.

Como puede advertirse, los actores del drama de las marionetas son varios. Están, en primera línea, los autores y al mismo tiempo actores de tan sesuda obra, que me aventuro a asegurar que no pasará a la historia de la literatura española entre el elenco de las mejores obras dramáticas contemporáneas.

En otro plano, aparecen los “cultos” representantes del ayuntamiento que deciden, sin conocer la obra (según han declarado) contratar, en lugar de obras contrastadas de éxito, a unos amiguetes del mundo “anarcoide” que solo habían conseguido representarla una vez y todo ello sin caer en la cuenta de que podían meterlos en la tesitura de la dimisión o el cese, con el riesgo de perder la ansiada nómina.

Finalmente, se empiezan a destapar los corifeos del movimiento antisistema que van a representar a coro la conocida tragicomedia de culpar a la derecha de promover el encarcelamiento de tan sublimes artistas.

Lo peor de todo es que parece que nos han abandonado el sentido común y la sensatez y que se está abriendo paso un mundo de  pasiones desestructuradas en el que reina la aversión hacia los que se lo han currado, cuyo mal por eso mismo se desea.

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2016

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas