El PSOE: la casa de los líos

Publicado por el Feb 1, 2016

Compartir

Como muchos de ustedes recordarán, “la casa de los líos” fue una serie exitosa que emitió Antena 3 de la que tomo prestado el título para describir, desde fuera, cómo se ve actualmente el PSOE.  Debo aclarar que me preocupa la situación actual de este partido político porque soy un decidido partidario de la estabilidad institucional. Considero que la alternancia en el poder entre los dos grandes partidos que representan el sentir mayoritario de la sociedad ofrece muchas más ventajas que la actual diseminación del voto entre partidos que representan otras opciones más minoritarias, como estamos comprobando estos días en los que no se atisba posibilidad alguna de formar un gobierno estable.

Hay bastantes ciudadanos que no esperaban la irreconocible línea  política que viene siguiendo la actual dirección del PSOE. Es verdad que era difícil trazar las líneas maestras de la oposición política al gobierno, después de haber sido el partido que sumió a España en la mayor crisis económica de nuestra reciente democracia. Y lo era todavía más si el líder de dicho partido era un político sin experiencia, recogido prácticamente del paro, en cuya línea de oposición pesaban decisivamente un egoísmo “elefantiásico” y un “odio” a la derecha democrática que revela su desconocimiento de un principio esencial de la democracia moderna según el cual los demás partidos no son enemigos irreconciliables sino adversarios en la sana lucha por el poder.   

La estrategia que está llevando a cabo en los pactos para formar gobierno demuestra que la dirección actual del PSOE está desorientada. Parece un boxeador noqueado que deambula por el ring sin enterarse de lo que pasa y que abraza a todo el que pasa por su lado menos a su adversario. Eso es lo que explica que esté a punto de resquebrajarse la unidad del partido en temas capitales como las cuestiones territoriales; y que recientemente para pactar haga unas propuestas políticas trasnochadas más propias de otros partidos radicales y minoritarios, olvidando que la copia siempre tiene menos valor que el original.  

El estado de aturdimiento impide comprender a la dirección actual del PSOE que ser alternativa de poder obliga a alinearse con los partidos constitucionalistas para afrontar mano a mano con ellos cuestiones de Estado tan relevantes como defender la política económica general en momentos en los que estamos saliendo de la crisis o hacer frente al desafío secesionista de Cataluña. La ofuscación en tratar de recuperar el poder con la única estrategia reconocible de repudiar al PP sin hacer antes una profunda reflexión sobre lo que debe ser el socialismo en el siglo XXI, hacen pensar que los actuales dirigentes del PSOE también escuchan, como aquellos con los que quieren pactar, al pajarito de Hugo Chávez. Los españoles necesitamos que este partido recupere cuanto antes sus señas de identidad y que proponga una línea política clara, general, coherente, autóctona, y sin copiar ocurrencias e improvisaciones.  

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2016

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas