Ni antisistema, ni irresponsable, ni trilero

Publicado por el ene 23, 2016

Compartir

No es que en su corta trayectoria política en el plano nacional César Luena nos hubiese deslumbrado.  Antes al contrario, sus intervenciones, repletas de autosuficiencia, no habían sobrepasado hasta ahora el nivel de la mediocridad. Pero la jugada política que hizo ayer Mariano Rajoy provocó una de sus intervenciones más desafortunadas.

De entrada, le pidió a Mariano que aclarara lo que había decidido, lo cual revela que no se coscó de la maniobra tan hábil que realizó el presidente en funciones. Lo cual dice bien poco, si no de su perspicacia en general, sí de su sagacidad política. Quiero decir que es disculpable que no previeran el ardid del pontevedrés, pero lo que es difícil de admitir es que todo un Secretario de Organización del PSOE no hubiera comprendido la treta política del presidente en funciones una vez que oyó sus manifestaciones.

Con ser esto criticable, no fue lo peor. Sin duda por tener su entendimiento ofuscado y seguramente por no pararse a leer el texto del artículo 99 de la Constitución insultó a Mariano Rajoy llamándole, nada más y nada menos, que “antisistema, irresponsable, y trilero”.

Pues bien, del artículo 99 de la Constitución no se desprende en modo alguno que el candidato propuesto no pueda declinar y posponer el ofrecimiento del Rey para intentar la investidura. Precisamente por no ser antisistema, irresponsable, y trilero, como el Secretario General del PSOE que es capaz de pactar con quien sea y lo que sea para ser presidente del gobierno (y ex presidente después que podría ser lo que más le interesa, según razoné en mi Post de ayer), Mariano Rajoy no pudo comunicarle al Rey que contaba con los apoyos necesarios para conseguir la investidura.

Por eso, insisto, en una jugada política de extraordinaria finura, el presidente en funciones cedió voluntariamente el turno al señor Sánchez para ver con qué apoyos cuenta y a cambio de qué. Es decir, lo ha puesto ante los focos, en una especie de “photocall” político, para que se retrate y nos diga a todos los españoles quienes lo votaran en la investidura y a cambio de qué.

Ayer la comparecencia de César Luena fue patética y se convirtió en un ejemplo paradigmático de que cuando se recurre al insulto es que no se tienen argumentos sólidos para rebatir la postura del insultado. Desde luego, intervenciones como la de ayer producen la impresión de que la dirección actual del PSOE no parece que esté sobrada de líderes preparados.

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2016

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas