Redentores, red de prohibiciones y verdades disfrazadas

Publicado por el oct 4, 2015

Compartir

Voy a reproducir tres pasajes de la obra “Castellio contra Calvino” de Stefan Zweig para que los lean con suma atención por si les recuerda a algo de lo que está sucediendo actualmente en algún país sudamericano y que cuenta con profetas españoles a sueldo que quieren implantarlo en el nuestro.

El primer pasaje dice así: “Cuando los ideales de una generación han perdido su fuego, sus colores, un hombre con poder de sugestión no necesita más que alzarse y declarar perentoriamente que él y solo él ha encontrado o descubierto la nueva fórmula, para que hacia el supuesto redentor del pueblo o del mundo fluya la confianza de miles y miles de personas.

Más adelante, y refiriéndose al modo de actuar de ese redentor con poder de sugestión, señala: “…teje una red de prohibiciones tan densa, tan tupida que resulta imposible escapar a ella o permanecer libre. Intencionadamente, amontona las prohibiciones precisamente en lo que se refiere a menudencias y mezquindades, con lo que cualquier individuo se siente en todo momento culpable y se produce un estado de miedo permanente frente a la autoridad omnipotente y omnisciente, pues cuantos más cepos se pongan a un lado y a otro del camino diario de una persona, más dificultades encontrará para caminar erguida y libremente”.

El tercer pasaje tiene el siguiente tenor: “Hay épocas en las que las más sencillas y claras verdades de la humanidad se ven obligadas a envolverse en la niebla y a disfrazarse para llegar hasta los hombres, pues las ideas más humanas y sagradas deben colarse por las puertas traseras embozadas y encapuchadas como si fueran ladrones, ya que la entrada principal es vigilada por los esbirros y aduaneros al servicio de quienes detentan el poder”.

Stefan Zweig, aunque se refería a la tiranía de Calvino, describe tan magistralmente los ingredientes de las dictaduras del pensamiento que sus palabras nos sirven de advertencia permanente para todos los que amamos la libertad. Y no es que quiera preocuparlos, queridos lectores, pero entre nosotros están empezando a aflorar “redentores”, los cuales están tendiendo una red de tupidas prohibiciones, y si no les paramos los pies, nos veremos obligados a hacer entrar las verdades democráticas embozadas y encapuchadas por las puertas traseras. ¡Aun estamos a tiempo de impedirlo!

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2015

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas