La reforma del TC y el cinismo del PSOE

Publicado por el sep 16, 2015

Compartir

Permítame apreciado lector que vuelva sobre un tema que traté en mi Post del 3 de este mes (“Anuncio de secesión y reacciones de los partidos”) y que se refiere a la reforma, tramitada aceleradamente, en las Cortes Generales sobre la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional con el fin de dotar a este Tribunal de la potestad directa de hacer cumplir sus propias resoluciones.

La Junta de Portavoces acordó incluir en la sesión plenaria del Congreso de hoy la toma en consideración de la proposición de ley presentada por el PP y todo parece indicar que se aprobará en la próxima sesión plenaria a celebrar el próximo miércoles día 29.

Como suele suceder cuando gobierna el PP con mayoría absoluta, el resto de los partidos con representación parlamentaria se han opuesto en bloque a la tramitación de esta ley por razones diferentes, pero que en el fondo revelan –y esto es lo que me interesa subrayar- que los dos grandes partidos de gobierno no tienen desgraciadamente la misma postura en cuestiones de tanto calado como es el desafío soberanista que ha puesto en marcha Artur Mas.

En mi opinión, la oposición del PSOE –y lo digo con todo respeto- está cargada de cinismo político. Y ello porque, sabiendo perfectamente que la ley es tan necesaria como conveniente y que será finalmente aprobada por la mayoría absoluta del PP, manifiesta públicamente su oposición con la única finalidad de desgastar políticamente al gobierno.

Prefiero creer que el PSOE actúa con desvergüenza política que pensar que se alinea con los partidos catalanistas que han lanzado el órdago soberanista, los cuales viendo lo que se avecina no tienen interés alguno en que el Tribunal Constitucional puede ejecutar directamente sus propias resoluciones e inhabilitar a los que las incumplan.

Como ciudadano de a pie me gustaría que, al menos en temas tan trascendentes como el de una respuesta desde la ley al reto secesionista, los partidos mayoritarios actuaran anteponiendo sin lugar a la más mínima duda el interés general a su interés electoralista. Y es que siempre es más importante el contenido que la envoltura. Por eso, aunque la reforma pueda haberse hecho en el último momento –no tarde, como se dice, porque se ha hecho a tiempo- y sin haberla consultado previamente con ellos, lo que realmente importa es si es o no legal. Y sobre ello no he visto a nadie que expresara duda alguna. La conveniencia, cuestión distinta de la legalidad, es una circunstancia que debe valorar por encima de todos el partido político que goza de la confianza mayoritaria del pueblo. Y hoy por hoy le corresponde al PP.

 

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2015

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas