¿Hay que hacerse esa pregunta?

Publicado por el may 30, 2015

Compartir

En una entrevista reciente con motivo de la final de la Copa del Rey, un jugador del Barcelona, al ser preguntado sobre los más que posibles pitos al Rey y a los símbolos de España, contestó que lo que había que preguntarse era sobre el porqué de esta conducta. Discrepo radicalmente de este planteamiento. Y es que hacerse tal pregunta supone admitir que puede haber alguna razón que justifique el menosprecio a la Corona, la bandera y el himno nacional, cuando es así que no hay ninguna.

Yo puedo entender que haya gente que prefiera la República a la Monarquía como forma de Estado. Puede entender también que haya gente que no se siente representada por la bandera y el himno de España. Y puedo entender asimismo que prefieran el himno de Riego, la bandera republicana y hasta las banderas y los himnos de las distintas comunidades autónomas, tanto las oficiales como las nacionalistas.

Pero todas estas preferencias no justifican en modo alguno que no se respete la opción –al menos igual de legítima- de muchísimos españoles que se sienten identificados con los símbolos nacionales de España.

Hay quien dice que la posición personal respecto de los símbolos políticos pertenece al terreno de los sentimientos y que éstos no se imponen. Es cierto, pero también lo es que el solo hecho de no compartir un sentimiento no autoriza a expresar la desaprobación ruidosamente.

La gran mayoría de los ciudadanos que aceptan las reglas de la actual convivencia democrática son respetuosos con los símbolos con los que se identifican ciertas minorías. ¿Es que no merecemos que estos intransigentes nos traten de la misma manera?

Que no les emociona la Monarquía ni la bandera y el himno de España, lo entiendo porque a mí tampoco me emocionan lo más mínimo una ikurriña, una “estelada”, el Eusko Abendaren Ereserkia o Els Segadors. Pero ¿entenderían los vascos y catalanes que se sienten identificados con estos símbolos que me pusiera a silbarlos cada vez que los viera porque yo no los “siento” como míos? Me temo que no. Pues yo solo les pido, aunque sé que no valdrá de anda, que me traten de la misma manera. Lo menos que nos debemos unos a otros en esta esquizofrénica nación en que nos ha tocado convivir es respeto.

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2015

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas