El secesionismo catalán y el AVE a Galicia

Publicado por el abr 1, 2015

Compartir

Hace unos días hablaba en este blog del eclipse de Artur Mas. Por desgracia para la mayoría de los españoles, como sucede con todos los eclipses, su desaparición ha sido momentánea, y ya lo tenemos otra vez en los medios con sus bravatas secesionistas. Ayer sin ir más lejos, Mas y Oriol Junqueras han escenificado un nuevo “esketch” de su deriva soberanista y hasta se han atrevido a poner fechas a los actos que, según ellos, conducirán indefectiblemente a la declaración de independencia de Cataluña.

Pues bien, el pasado 30 de enero de este año, el catedrático Roberto Blanco Valdés, titulaba su columna de La Voz de Galicia “AVE a Galicia y Estado catalán: ¡Tiene narices!”. En su clarividente artículo, comentaba nuestro destacado constitucionalista la desvergüenza que suponía que CiU pidiese la paralización de la obras del AVE a Galicia por falta de rentabilidad, y al mismo tiempo, pidiese miles de millones de euros del Fondo de Liquidez Autonómica (FLA) para despilfarrarlos en algo tan rentable para España como preparar la secesión Cataluña, montar embajadas a diestro y siniestro, e intentar que deje de hablarse en su región, el castellano, que es la lengua oficial del Estado.

A mi, además de todo esto, lo que realmente me indigna de la propuesta del señor Mas y de CiU es la contradicción que supone querer independizarse de España y, al mismo tiempo, preocuparse de la rentabilidad de nuestras inversiones. Dicho en otras palabras, si de verdad Cataluña piensa separarse de España ¿tiene algún sentido que el señor Mas y su partido político se preocupen de si España invierte o no en el tren de alta velocidad a Galicia?

Menos compresibles me parecen, aunque por otra razón, las palabras de Luis Garicano, autor del programa económico de Ciudadanos, el partido de Albert Rivera, el cual ha propuesto también “detener el programa del AVE a Galicia”. Y digo que no entiendo bien su propuesta porque siempre creí que este partido político se oponía al nacionalismo catalán, entre otras razones, por su consabida insolidaridad con el resto de España. Y es que puestos a examinar con lupa la rentabilidad de nuestros fondos públicos cabría discutir muchas de las partidas que se destinan a sufragar supuestas políticas sociales de otras partes de España.

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2015

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas