Nicolás Maduro y el botín del poder

Publicado por el mar 30, 2015

Compartir

En el Post anterior, para exponer mi pensamiento sobre el factible respeto al Himno de España, me serví de la obra de Stefan Zweig “Momentos estelares de la Humanidad. Catorce miniaturas históricas”. En las líneas que siguen, voy a tomar otras palabras de dicho autor, escritas en la miniatura histórica sobre “Cicerón”, para hacerme eco de las verdaderas intenciones de Nicolás Maduro.

En dicha miniatura, Stefan Zweig, que narra la brillante oposición de Cicerón, como defensor de la República, a las pretensiones dictatoriales de Julio César escribe: “…a quien está hambriento de poder sólo le importa ejercerlo y no la opinión de los demás, únicamente el botín y no el honor”. Y más adelante añade: “Quien quiera establecer una dictadura, para asegurar su dominio, debe ante todo hacer callar a los eternos rivales de cualquier tiranía: a los hombres independientes, a los defensores de esa inextirpable utopía que es la libertad de espíritu”.

Las noticias sobre lo que está sucediendo en Venezuela revelan, cada vez con más claridad, las verdaderas intenciones de Nicolás Maduro. Hambriento de poder solo busca el botín de ejercerlo absolutamente. Y para asegurar el dominio total en su imparable camino hacia la dictadura está haciendo callar uno a uno a los hombres independientes, a los defensores de la libertad.

Sin ir más lejos, en la Voz de Galicia de hoy se publica que “la televisión estatal venezolana acusa a la “Hermandad Gallega de Venezuela” en Caracas y a su presidente Juan Suárez Lemos de conspirar contra el presidente Maduro”. Y se da cuenta asimismo de que desde las redes sociales los chavistas están pidiendo a las autoridades la expropiación de todas las sedes de los clubes españoles en Venezuela.

Al parecer, la plausible decisión de Felipe González de participar en el equipo de abogados defensores de los miembros de la oposición encarcelados ha desatado la ira del dictador que oye pajaritos contra todo lo que tenga que ver con España. Por eso, haciendo uso de una nueva facultad extrasensorial, comienza a percibir “conspiraciones” contra Venezuela (confunde interesadamente el país con su persona) como la del eje Madrid-Miami-Bogotá. ¡Lo que hay que hacer para disimular ante los ciudadanos menos instruidos el hambre insaciable que tiene por hacerse con el botín del poder absoluto!

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2015

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas