Actrices comprometidas y actos de entrega de premios

Publicado por el Feb 23, 2015

Compartir

En su habitual columna “Vidas Ejemplares” de ABC escribe hoy Luis Ventoso, anticipándose al hecho de que Eddie Redmayne pudiera ganar el Oscar al mejor actor protagonista –cosa que finalmente ocurrió-  que si le hicieran una entrevista por tal motivo hablaría sobre el rodaje de la película y especialmente respecto de las dificultades de interpretar a Stphen Hawking. Lo que resultaría improbable, añade el excelente columnista, es que la prensa anglosajona le preguntara con avidez sobre sus ideas políticas.

Ventoso hacía estas consideraciones para criticar a continuación las respuestas de contenido político dadas por  Aitana Sánchez-Gijón a Juan Cruz en la entrevista publicada en el diario El País de ayer. Respuestas que también merecieron un Post en el interesante blog de Edurne Uriarte que está alojado en este mismo medio.

Pues bien, en el acto de entrega de los Oscar que tuvo lugar durante la madrugada de hoy, la actriz Patricia Arquette, ganadora del Oscar a la mejor actriz de reparto, aprovechó su subida a tan especial tribuna para reclamar la igualdad de derechos para las mujeres norteamericanas. “Es el momento –dijo- de que las mujeres tengamos los mismos derechos”.

No tengo el texto integro de su discurso y no puedo saber si se refería solamente a las mujeres artistas y revindicaba la igualdad de derechos frente a los actores; o si iba más allá y propugnaba la igualdad de derechos de las mujeres norteamericanas frente a los varones de idéntica nacionalidad.

Su intervención me suscita los siguientes comentarios. El primero es que para una persona comprometida con los menos favorecidos, como parece serlo dicha actriz, no está mal aprovechar cualquier tribuna para reivindicar sus derechos. Tampoco me parece mal que los bien situados, y ella parece que lo está, se preocupen por los problemas de los demás, aunque pudiera ser para pedir que la equiparen a ella con los actores que más ganan. Y, finalmente, no me extraña tampoco la reacción que tuvieron otras actrices que estaban en el acto, como Meryl Streep o Jenifer López, que aplaudieron alborozadas las palabras de su compañera.

La duda que me surge es si esos mensajes dichos en esas tribunas tienen verdadera credibilidad. Dicho con más claridad: salvo el efecto de notoriedad que tuvo su intervención -del que se benefició indudablemente ella misma-, dudo si serían muchas las asistentes al acto que se sintiesen en verdad disminuidas en sus derechos.

Sí, ya sé que es probable que ella no reclamara la igualdad para las que estaban allí, todas ellas ostentosa y ricamente vestidas y enjoyadas, sino para las mujeres americanas de clase medie. Pero para quien siente profundamente un compromiso con la igualdad de derechos de la mujer, como se supone que le sucede a Patricia Arquette, ¿son solo las mujeres norteamericanas las que soportan una situación de desigualdad frente a los varones? ¿Ha dedicado esa actriz algún tiempo de su vida a comparar la situación de la mujer estadounidense con la de otras mujeres, como por ejemplo, las hispanas inmigrantes y sin papeles por citar las que tiene más cerca? ¿Y qué decir de las mujeres del Tercer Mundo o las de los Países Árabes?

Todo eso me lleva a dudar de la sinceridad de sus palabras y a pensar –porque lo llevaba escrito- que fue simplemente egoísta y que intentó únicamente sacar partido personal de la ocasión que se le presentaba.

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2015

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas