Rastreando las pistas de Podemos

Publicado por el feb 6, 2015

Compartir

Como seguramente recordarán, en las películas del Oeste se repiten una y otra vez escenas en las que hay que seguir el rastro de alguien que marcha por delante para alcanzarlo. Hasta tal punto era importante en aquel mundo averiguar la senda tomada por los perseguidos que había especialistas en el rastreo, ocupación de la que solían encargarse los indios con los que contaban casi todos los destacamentos militares. Y como los huidos sabían que los seguían trataban de borrar las pistas para despistar a sus rastreadores. Hoy está sucediendo un fenómeno parecido con las pistas dejadas en la red por los dirigentes de Podemos.

En efecto, al igual que la América del Norte de entonces, la red es hoy un vasto territorio, aunque virtual, en el que todos los que caminan por ella van dejando rastros. Pero, a diferencia de las huellas terrenales, las que se dejan en Internet son prácticamente indelebles.

Si el “camino son la huellas y nada más”, como escribió Antonio Machado, es fácil rastrear la senda andada por Podemos en la red hasta llegar al destacado lugar electoral en el que se encuentra. Y a ello se han puesto muchos “rednautas”, que van recuperando pasajes de las intervenciones de los líderes de dicha formación política y poniéndolos otra vez en la red a disposición de todos los que quieran consultarlos.

A mí, supongo que como a muchos de ustedes, me han enviado, a través de Whatsapp, SMS, y e-mail, numerosas piezas de hace tiempo y actuales, sobre todo audiovisuales, de los líderes de Podemos en las que he detectado un doble discurso, claramente diferente.

En el camino que siguieron en la red “hasta llegar” donde están, se aprecia que siguen un discurso “populista” mediante el cual, diciendo lo que quiere oír el pueblo que sufre, tratan de ganarse su confianza, lo que en términos electorales significa conseguir sus votos. En esta etapa, su discurso es radical, demagógico, quimérico y, si me lo permiten, gravemente engañoso porque presentan como posible algo que no lo es.

Pero visto el éxito electoral que les vaticinan el discurso ha cambiado: han moderado sus propuestas y, lo que es más curioso, reniegan de sus filias pasadas. Hoy ya no se declaran “chavistas” ni encuentran la situación caótica en que se encuentra ese país como un modelo democrático digno de ser imitado.

¿Qué hacer? Ustedes, no lo sé. Pero, como de la senda futura que se proponen caminar todavía no hay huellas, me voy a fiar de los indios rastreadores: por las señales que han ido dejando –aunque ahora renieguen de lo dicho- no tengo ninguna duda del camino que anduvieron los líderes de Podemos hasta llegar donde están. Y yo con caminantes que no dejan siquiera respirar el aire puro de la libertad no estoy dispuesto a dar un solo paso.      

 

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2015

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas