Intolerable ataque contra un intelectual

Publicado por el Dec 18, 2014

Compartir

Es posible que los que vivimos una parte de nuestra vida sin libertad de expresión tengamos una especial sensibilidad contra quienes la atacan. Pero es que la valoramos tanto que cualquier acto que pretenda recortarla nos obliga a salir en su defensa.

Me acabo de enterar, a través de La Voz de Galicia, de que unos descerebrados han tapiado con unos tablones la puerta de entrada al despacho del Catedrático y columnista Roberto Blanco Valdés, aprovechando la ocasión para pintar en aquéllos, además de su nombre, el insulto de fascista.

Escribió Stefan Zweig que nada temen más los intolerantes que una idea opuesta a la suya. Dudo mucho que quien dio la orden de tapiar el despacho de tan destacado profesor sea capaz de concebir una idea. Pero vamos a admitir que su credo sea el de la más radical intolerancia y que sus métodos consistan en hostigar empleando la fuerza a quien tenga la osadía de defender la libertad de expresión. Pues bien, es evidente que esos “valientes”temen sobremanera las ideas haciendo uso de su libertad que transmite periódicamente el Profesor Blanco Valdés.

Debe ser muy incómodo, tanto personalmente como pensando en su familia, soportar, como viene haciendo este reconocido intelectual, los numerosos ataques de todo tipo, incluido algún artefacto explosivo, de que ha sido objeto. Pero solo se me ocurre animarlo a que siga escribiendo como lo viene haciendo, con tanto acierto y objetividad.

Es obvio que eso les hace daño a los mentecatos que envían a sus matones a amedrentar a los espíritus libres y críticos, como el de Roberto. Pero los demás no podemos permanecer insensibles frente a los ataques a los que defienden la libertad de comunicar el propio pensamiento. Estas líneas solo significan ponerme a tu lado para compartir contigo el sinsabor que puedan causarte estos intolerantes e intransigentes que no saben lo que es pensar en libertad.    

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2014

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas