El candidato que dice venir del paro

Publicado por el Dec 3, 2014

Compartir

Vaya por delante que, en mi opinión, la existencia de dos grandes partidos de gobierno constituye un factor de estabilidad democrática que es imprescindible para el más adecuado funcionamiento de nuestro Estado de Derecho. Y hago esta aclaración porque lo que voy a expresar seguidamente es una crítica constructiva y no destructiva. En consecuencia, muestro con todo respeto mi disconformidad con lo que considero una opinión desafortunada de Pedro Sánchez y persigo que reflexione sobre si manifestaciones como éstas le pueden ayudar a convertirse en opción de gobierno.   

Me refiero a las recientes declaraciones del secretario general del PSOE, Pedro Sánchez en la Revista Temas, quien aseguró asegura que, si gana las elecciones podría ser el primer presidente del Gobierno de España que ha sufrido el desempleo, el primero que conoce directamente el paro. El señor Sánchez explicó que, como muchos jóvenes, pasó por momentos de dificultad cuando acabó sus estudios y terminó yéndose una temporada a trabajar fuera de España.

Dudo mucho de que la situación que el mismo describe pueda equipararse a la de paro. Más bien parece que lo que le sucedió es que, antes de incorporarse al mercado de trabajo, pasó algún tiempo en el extranjero (se supone que trabajando). Lo cual dista mucho de la “situación de quien se encuentra privado de trabajo”, que es lo que significa estar en paro.

Con todo, lo importante no es esta errónea equiparación entre su situación laboral con estancia en el extranjero y la de las personas privadas de trabajo, sino la demagógica finalidad con la que hizo estas declaraciones.

En efecto, si por demagogia se entiende, bien la práctica política consistente en ganarse con halagos el favor popular (1ª acepción) o la degeneración democrática, consistente en que los políticos, mediante concesiones o halagos a los sentimientos elementales de los ciudadanos, tratan de conseguir o mantener el poder (2ª acepción), no cabe duda que hacerse pasar indebidamente por parado solo puede deberse a querer “halagar” a los que están en situación de paro para que lo consideren “uno de los suyos”.

Me temo, sin embargo, que sean muy pocos, por no decir ninguno, los parados que vean al señor Sánchez como uno de ellos. Creo, más bien, que no serán pocos los que consideren que sus manifestaciones suponen un brindis al sol o una falta de respeto a la situación de sufrimiento por la que están pasando.  

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2014

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas