En el túnel de vestuarios

Publicado por el jul 29, 2014

Compartir

Alguna vez escribí que el mundo del fútbol es un microcosmos tan completo en sí mismo que llega a ser una reproducción en pequeña escala de la propia vida. En este mes de julio, que está punto de concluir, han coincido dos acontecimientos a los que les he encontrado algún punto en común. Me refiero al campeonato del mundo de fútbol celebrado en Brasil y al recién terminado Congreso del PSOE.

Enlazo estos dos hechos porque al ver en la televisión el discurso de Pedro Sánchez y el fervor que desató en los asistentes a la clausura del Congreso me vinieron a la cabeza inmediatamente las imágenes de los jugadores de fútbol cuando están en el túnel de vestuarios a punto saltar al campo.

Cualquiera que haya visto alguna vez tales imágenes recordará que siempre hay un líder que lanza consignas: “¡a por ellos!”, los demás las corean “¡vamos!, ¡vamos!”, y se acaban animando unos a otros, “¡venga que los vamos a machacar! Es bueno que los jugadores salten al césped con moral, en lugar de atemorizados, porque es una manera de salir a disputar el partido con la máxima intensidad y sin darlo por perdido de antemano.

Lo mismo debieron pensar los nuevos dirigentes del PSOE: estaban repletos de euforia, auto-convencidos de que iban a enderezar los malos resultados del partido en las dos últimas elecciones, y querían levantar el ánimo de los asistentes creando una atmósfera de ilusión y de triunfalismo.

Por eso, pensé que el nuevo equipo del PSOE parecía que estaba en el túnel de vestuarios preparado para saltar al campo y jugar los próximos partidos de las elecciones municipales y autonómicas, y después el decisivo de las elecciones generales. Sienten que tienen un  nuevo equipo liderado por un nuevo entrenador que hace también las veces de capitán, y pienso que si no dijera cosas como “hoy es un mal día para la derecha” o “estamos de nuevo en pie para cambiar España” (lo que no dicen es cómo nos van a dejar) sería preocupante.

Pero una cosa es el exceso de entusiasmo y el deseo de infundir ánimos a sus correligionarios y otra muy distinta creer que con eso basta para ganar los partidos. Estoy seguro de que los jugadores de la Selección de Brasil se envalentonaron mutuamente con soflamas y bravatas antes de iniciar su partido con Alemania recordando que son pentacampeones del mundo, y el resultado ya lo conocemos todos: la derrota más humillante de Brasil en toda su historia. Brasil perdió porque no estuvo ni técnica ni tácticamente a la altura de la selección de Alemania.

Lo que queda por saber es lo que pasará con el PSOE, pero algunas de las propuestas en materia económica (equivalente a la táctica para ganar los partidos de fútbol) no me parecen las más acertadas. Así, a la vista de los resultados que está dando la reforma laboral -según indican las cifras de desempleo- no sé si será muy acertado derogarla. Parece una propuesta demagógica para contentar a las bases más que lo que realmente necesita el país. Y mi experiencia de la vida me lleva a calificar de utópica la propuesta de hacer una reforma fiscal para que no paguen la crisis las clases medias y las trabajadoras. ¡Qué más quisiéramos! Espero que este nuevo entrador-capitán aprenda pronto que “hablar” y “hacer” son actos muy diferentes, tanto que han pasado a nuestro refranero: “del dicho al hecho hay un gran trecho”.

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2014

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas