Los azotacalles están logrando doblegar al Estado de Derecho

Publicado por el May 30, 2014

Compartir

El título de este artículo puede parecer exagerado, pero estoy seguro de que si se lee hasta el final no lo será tanto. En efecto, dice nuestra Constitución que la justicia emana del pueblo y que se administra en nombre del Rey por los Jueces y Magistrados, quienes integran el poder judicial. Si esto es así, el derribo del edificio de Can Vies, acordado en cumplimiento de una sentencia judicial firme, fue un acto de justicia y, por tanto, emanado del pueblo: los Magistrados aplicaron la ley, que es la expresión de la voluntad popular, y dictaron la consiguiente orden de derribo en uso de su poder jurisdiccional.

Pues bien, cuando todo parecía indicar, como dice la Constitución,  que los españoles somos iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por cualquier condición personal o social, un grupo especial de ciudadanos: los ocupantes en precario del indicado edificio, ayudados por los grupúsculos antisistema y anarquistas, han logrado que se interrumpa la aplicación de la ley. Tras cuatro días de disturbios y destrozos callejeros en el barrio de Sans, han obligado al Alcalde de Barcelona a ordenar la paralización del derribo para negociar.

Al igual que sucedió en febrero de este año cuando se paralizaron las obras de la calle Victoria en el barrio de Gamonal de Burgos, la autoridad constituida ha vuelto a achantarse ante la violencia callejera. Lejos de verse fuerte y amparado por el imperio de la ley, el alcalde Trias se ha sentido acobardado ante los actos de vandalismo callejero.

La situación empieza a volverse preocupante, porque los que tienen que hacer cumplir la ley se están equivocando de “pueblo” y, en lugar de hacer prevalecer la legitima voluntad popular plasmada en la ley, están cediendo atemorizados ante esos grupúsculos de azotacalles. Y lo que es peor: están enviando el mensaje de que si se emplea la violencia -y cuanta más mejor- se logra poner de rodillas nada más y nada menos que a todo el Aparato del Estado.

Respuestas políticas como éstas son las que están produciendo el desencanto en la ciudadanía de bien con los partidos que gobiernan y son las que explican votaciones como las de las últimas elecciones europeas.

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2014

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas