El caracol en la mesa

Publicado por el Mar 1, 2014

Compartir

Estaba trabajando en el escritorio, como muchos otros días, y en un momento en que levantó la vista vio a la derecha la escultura, en hierro forjado, de un pequeño caracol. Era la primera vez que advertía su presencia, aunque no podía asegurar que no llevara algún tiempo adornando su mesa de trabajo.

 

En un primer momento, no le preocupó demasiado, porque a él solo le interesaban el ordenador y los libros. Pero al ojear los demás objetos advirtió que todos ellos tenían algo que ver con la finalidad del mueble sobre el escribía: una caja llena de bolígrafos y lápices, una escribanía de adorno, una calculadora, un recipiente de cuero para el papel de cartas y los sobres… Pero ¿y el caracol? ¿Qué tenía que ver con su trabajo?

 

La cuestión comenzó a volverse obsesiva. Así que cuando pasó su mujer junto a él le preguntó que hacía allí aquella pequeña figura. La respuesta le pareció llena de sabiduría: hemos corrido mucho y vertiginosamente para llegar hasta aquí, a partir de ahora me gustaría que la vida transcurriera con la velocidad de un caracol perezoso.

 

Todas las etapas de la vida son buenas. Pero el ritmo es distinto en cada una de ellas. No es por el tiempo, que transcurre siempre con idéntica cadencia, sino por lo que nos queda por hacer. En los primeros años, es tan poca la tarea que tenemos que ni siquiera sentimos el transcurso del tiempo. Pero a medida que pasan los años la vida se acelera, vemos las metas de llegada de cada etapa y lo mucho que tenemos que pedalear hasta cruzarlas. Y es entonces cuando aceleramos y vivimos sin apenas pausas.

 

Pero, cuando ya has andado la mayor parte del camino y vislumbras imaginariamente la llegada al punto de destino, la sabiduría de esa edad aconseja subirse a lomos de un caracol calmoso para recorrer con él a su lento compás el último tramo.

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2014

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas