Intolerancia abochornante

Publicado por el Jan 12, 2014

Compartir

Soy de los que piensa que hay que separar radicalmente lo político de los religioso, porque son dos esferas claramente diferenciadas de la vida humana. Más aún: lo religioso ocupa una esfera tan íntima y sublime del hombre que no puede servir de comparación con otros ámbitos del ser humano. Y precisamente por eso respeto todas las posturas de los humanos ante lo religioso, desde la de los que creen y practican hasta la de los ateos.

 

Pero a lo largo de la historia hay personas que han mantenido una trayectoria humana de tal dimensión que se han convertido en ejemplo para la generalidad, más allá de la causa última que motivó su conducta. En el ámbito de la política, pienso, por ejemplo, en Mahatma Gandhi, cuya lucha pacífica contra el dominio británico fue un modelo para la humanidad en su conjunto. Y otro tanto se puede decir, sin salirnos de la política, de Martin Luther King. Este pastor norteamericano de la Iglesia Bautista fue todo un modelo en la lucha por los derechos civiles de los afroamericanos.

 

En el mismo nivel sitúo a Teresa de Calcuta. Esta monja católica, fundadora de las Misioneras de la Caridad, adquirió durante su vida una reputación humanitaria como defensora de los pobres, enfermos y desamparados, que ha sido reconocida universalmente con premios del más alto nivel.

 

Si nos situamos en el plano puramente humano, en estos tres ejemplos interesa más qué hicieron por el ser humano que las motivaciones íntimas que los impulsaron a entregar su vida a la humanidad. En los dos primeros, fueron sus convicciones políticas y en el tercero su amor a Dios. Pero yo, como ser humano, les estoy profundamente agradecido por su coherencia personal, por su entrega a los demás y porque mostraron lo mejor y más elevado de la condición humana.

 

Por eso, me siento abochornado por la inadmisible muestra de intolerancia de una treintena de personas de una plataforma a favor del aborto que protestaron por ceder el uso de una Delegación de la Xunta de Galicia para una exposición en homenaje a Teresa de Calcuta, exigiendo la retirada de los símbolos católicos. Conducta que fue defendida por algunos políticos del Bloque Nacionalista Gallego y del PSOE de Galicia y del sindicato nacionalista CIG. Si hubiera en un local de la administración pública una exposición sobre la vida de Gandhi o Martin Luther King ¿protestarían esos intransigentes con la misma virulencia porque el primero era fundamentalmente hinduista y el segundo un pastor de la iglesia Bautista? ¿Qué grado de ceguera mental hay que tener para no ver en la Madre Teresa de Calcuta todo lo que hizo por los más necesitados? ¿Cómo es posible que sean políticos de izquierdas los que no vean en esta impresionante entrega por los más débiles un motivo de aplauso y de ejemplo?

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2014

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas