Las fiestas navideñas

Publicado por el Dec 22, 2013

Compartir

LAS FIESTAS NAVIDEÑAS

 

Faltan pocas horas para que nos encontremos en plenas fiestas. Todos vamos a vivir los mismos momentos. Pero no todos lo haremos de igual manera. Los herederos de la nada, los que ni siquiera tienen todo perdido porque nunca tuvieron ganado nada –que los hay y son más de lo que pensamos-, es posible que no lleguen a advertir que se avecinan tiempos que la sociedad califica abstractamente como de paz y felicidad. Lo serán, pero para otros, ya que su vida –y no siempre por su culpa- seguirá siendo tan miserable como la de los días anteriores. Es ésta una realidad que no conviene olvidar en estas fechas por todo aquel que tenga un mínimo de humanidad. Y si se puede hacer algo más por estos desheredados de la fortuna, mejor, es un tiempo propicio para ello.

 

En las familias estructuradas, las fiestas suponen, básicamente, una amalgama de sentimientos, gastronomía y regalos que comparten los niños, los adultos y la gente de edad avanzada que las conforman. Y nuevamente, aunque todos viven lo mismo, lo hacen de diferente manera.  Los niños, entre cuyos pequeños problemas no tienen cabida las preocupaciones, demandan en las fiestas navideñas un estado general de alegría que el resto de la familia se esforzaban en darles. Y todo para hacerles sentir los verdaderos protagonistas de esos momentos de júbilo en los que comerán mejor que de ordinario y recibirán más juguetes que en ningún otro momento del año. Los adultos, integrados principalmente por los padres, son el soporte principal sobre el que se asienta el andamiaje de la felicidad de las fiestas: generalmente, la madre de familia es la que organiza todo para que no falte de nada, asumiendo un cansancio mayor que el de costumbre con una sonrisa más grande que nunca.

 

Y, por último, están los más longevos –abuelos y bisabuelos- que tienen sentimientos encontrados. Llegan con muchas ausencias y tienen que vivir simultáneamente momentos de presente y de pasado. Aunque tienen muchas heridas en el alma se esfuercen en estar alegres: los demás tenemos que respetar los viajes que hacen en esos momentos al recuerdo.

Compartir

ABC.es

Puentes de Palabras © DIARIO ABC, S.L. 2013

Todos, incluso los menos interesados por la política, tenemos una ideología, es decir, un conjunto de ideas sobre el modo en que deben gestionarse los asuntos públicos. El ideario de cada uno es como los aluviones de un río: Más sobre «Puentes de Palabras»

Categorías
Etiquetas