Razones por las que (sí) es posible «perder» un avión en 2014

Razones por las que (sí) es posible «perder» un avión en 2014

Publicado por el Mar 12, 2014

Compartir

Cuando «desaparece» un avión -rara vez, afortunadamente- siempre nos hacemos la misma pregunta. Cómo es posible que la tecnología actual no sirva para saber dónde está. Esa idea se ha acentuado a raíz del perfeccionamiento de los sistemas de geolocalización en los móviles. Sabemos con precisión dónde están nuestros hijos, por dónde circula nuestro coche o dónde hemos dejado el iPad, pero no dónde está un enorme avión. ¿Cómo es posible?

En general damos por ciertos hechos que no necesariamente lo son. Es un error creer que los pilotos están en constante comunicación con el control de tráfico aéreo o que los aviones están constantemente vigilados en el radar. Entre otras cosas porque la cobertura del radar no llega al corazón del océano. Eso sucedió en el caso del Boeing 777 de Malaysia Airlines.

Lejos de la costa (alrededor de 250 kilómetros, aunque depende de la zona y del modelo) no llega la señal de radar. A partir de ese punto empieza la llamada «zona de incertidumbre». Los pilotos tienen la obligación de notificar por radio su paso por determinados puntos fijos de control (waypoints). Para ir de uno de esos puntos al siguiente el avión usa una aerovía, una «carretera en el aire». Las autoridades deben saber cuál fue el último punto de control por el que cruzó, pero no cuántos kilómetros recorrió a continuación… antes de (supuestamente) estrellarse.

Los aviones modernos usan diferentes sistemas de navegación. Los pilotos saben dónde se encuentran en todo momento (imposible perderse), pero las torres de control sí pueden «perder» perfectamente un avión durante un cierto tiempo, como hemos explicado.

Los aviones disponen de un sistema de localización GPS, pero en el mar no hay torres ni boyas para enviar y repetir esa información. Existen otras ayudas a la navegación: los VOR (Radiofaro omnidireccional VHF) o el DME (Equipo medidor de distancia). Pero, como en el caso de los GPS, solo son útiles para que el piloto controle el trayecto y su situación, pero no para enviar la posición a tierra.

Otro sistema de comunicación con tierra es el ACARS (Aircraft Adressing and Reporting System), un enlace digital que mantiene en comunicación a las compañías aéreas con sus vuelos. Envía mensajes cortos al centro de control vía radio o satélite, pero lo hace cada cierto tiempo. Seguramente, el Boeing envió mensajes regularmente, pero no se sabe cuánto tiempo de silencio pasó desde la última comunicación hasta su destino final.

Los radares militares (instalados en barcos, aviones o posiciones estratégicas) sí pueden haber captado la presencia del Boeing 777 de Malaysia Airlines, aunque no hay constancia de que eso haya ocurrido. Seguramente, las autoridades no han hecho pública toda la información en ese sentido.

Otra cosa diferente es que sea imposible localizar los restos. Los aviones suelen tener una baliza de localización (ELT) que se activa en el momento del impacto. Eso sí, la señal se debilita con el tiempo (problemas de batería) y más a mucha profundidad. En menos de 48 horas la potencia de esa señal baja sustancialmente, y ya han pasado más de 48 horas…

¿Qué es el radar?.

  • El sistema de radar (Radio Detection And Ranging, «detección y medición de distancias por radio») usa ondas electromagnéticas para medir distancias, altitudes, direcciones y velocidades de objetos estáticos o móviles.

Un poco de historia.

  •  En 1864, James Maxwell desarrolla las ecuaciones que gobiernan el comportamiento de las ondas electromagnéticas.
  • En 1886, Heinrich Hertz demostró a partir de las ecuaciones de Maxwell las leyes de reflexión de las ondas de radio, construyendo un transmisor que generaba una onda que canalizaba sobre una antena y medía en otra antena la onda rebotada.
  • En 1903, Christian Hulsmeyer desarrolló un radar de corto alcance (1 milla) para detección de buques.
  • En 1935, Robert Watson-Watt logró detectar un avión a 15 millas. En el mismo año se consiguió detectar un bombardero a 40 millas con ondas de 12 MHz. Se le llamó RDF: Radio Detection Finding
  • En 1936, Page y Young desarrollan el primer radar pulsado que tenía un alcance de hasta 25 Millas.

Compartir

ABC.es

Próxima estación © DIARIO ABC, S.L. 2014

En este blog todos los días son viaje. Buscamos destinos, pero también tendencias, aventuras, fotografías, vídeos, megaestructuras, geografía. El planeta Tierra siempre es una fuente de inspiración. Más sobre «Próxima estación»

Calendario de entradas
septiembre 2017
M T W T F S S
« Jun    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930