Ayllón, belleza castellana

Ayllón, belleza castellana

Publicado por el ago 25, 2013

Compartir

La primera imagen que tengo de Ayllón (Segovia) es la del mercado de los jueves, el bullicio en la plaza porticada, junto a la fuente y la iglesia de San Miguel. Creo no obstante que sobre ese recuerdo real, en color, sobrevuela otro solo imaginado, una fotografía en blanco y negro de la misma plaza, el bellísimo corazón del pueblo, y el mismo día, el jueves de mercado, con carros en lugar de coches y ganaderos de toda la comarca en corrillos en plena compra-venta de sus productos o animales. En la foto se intuye la fiesta, el vino con los amigos, el pequeño negocio antes de volver a casa.

Ahora, el mercadillo se ha trasladado a las afueras, cerca de la piscina y del campo de fútbol, y es ciertamente menos digno de conservar en la memoria. Venden melones, ollas, bragas y pollos asados, como en cualquier otro. Sin embargo, la plaza sigue en su lugar, inalterable, sólida, una estampa hipnótica de las tierras castellanas. Cuando paso por aquí suelo sentarme a desayunar o a tomar el aperitivo, con la torre de Santa María la Mayor a la vuelta de la esquina y los restos del castillo en el cerro, allá arriba. Huele a pan, a cordero asado, a mañana fresca, a vidas sencillas que nunca aparecen en los periódicos.

La historia de Ayllón es larga. Por aquí pasaron celtíberos, romanos y árabes, entre otros, y cada cual dejó su sello. Los romanos aportaron el puente de piedra sobre el río Aguisejo, a dos pasos del Arco, la magnífica puerta de entrada a la Villa. Llegó a haber tres idénticas, pero dos de ellas las derribaron por razones de triste utilidad: no cabían los carros. Los árabes construyeron el castillo en el cerro, y, a partir de ahí, la muralla que abrazaba y defendía el pueblo… Al cabo, tras la reconquista, llegaron nuevos días de gloria asociados al destierro de Don Álvaro de Luna, valido de Juan II.

La calle dedicada a la todopoderosa mano derecha del Rey, referencia clave en la historia del pueblo, es -curiosamente- pequeña y poco llamativa. Los turistas solo la verán por casualidad, abstraídos por las iglesias, conventos y mansiones que fueron construidas en muchos casos con el negocio de las ovejas: la lana de ovejas merinas que se vendía a Europa, el Concejo de la Mesta, los buenos tiempos.

El pueblo es un oasis rojizo entre un mar de campos ocres -con el trigo ya segado- y la sierra de Ayllón, en la frontera con Soria y Guadalajara. En verano las calles están llenas de los que un día se fueron, o de sus hijos y nietos. Y también de algunos turistas. Desde hace años se organizan rutas teatralizadas para enseñar estas calles medievales de una manera diferente. Las escenas representadas junto al Palacio de los Contreras o el del Obispo Vellosillo pintan un boceto ingenioso de lo que pasó siglos atrás. Los curiosos aplauden. Cae el sol sobre los tejados de las iglesias. Y sopla una ligera brisa que anuncia que, como siempre, hará falta un edredón para dormir.

Visitas teatralizadas: de mayo a octubre. Sábados, a las 12.00 y a las 19.00. Domingos, a las 12.00. Precio: 6,50 euros. Niños de seis a doce años, 3 euros. Información: ayllon.es y 680 71 72 78.

Compartir

ABC.es

Próxima estación © DIARIO ABC, S.L. 2013

En este blog todos los días son viaje. Buscamos destinos, pero también tendencias, aventuras, fotografías, vídeos, megaestructuras, geografía. El planeta Tierra siempre es una fuente de inspiración. Más sobre «Próxima estación»

Calendario de entradas
mayo 2017
L M X J V S D
« abr    
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031