Análisis de los PREMIOS PLATINO 2018

Análisis de los PREMIOS PLATINO 2018

Publicado por el May 6,2018

Compartir

Ahora que han pasado varios días desde que se celebraron los premios Platino, ahora que hemos regresado todos a casa, nos hemos recuperado del jet lag y hemos vuelto a la realidad tras vivir en el paraíso caribeño, es el momento de hacer análisis de lo que fue el evento en sí. 

Los mexicanos presumen de ser los mejores anfitriones del mundo y así fue como hicieron sentir a los 3200 invitados de toda iberoamérica que nos reunimos en Cancún.  

Como ustedes ya sabrán, la gala se celebró en el Teatro Tlachco, en el parque natural de Xcaret, un lugar recóndito entre playa y selva que encumbró en lo más alto al cine iberoamericano. Ni siquiera las lluvias tropicales de los días anteriores deslucieron la gran fiesta. 

Puntos de apoyo de los Platino en los hoteles

 

Quiero resaltar diferentes puntos de este evento cinematográfico, quizá el mejor de todos los que he visto hasta la fecha. Desde luego, la Academia del Cine podría tomar nota para futuras ediciones de los Goya. 

Invitación a la gala

 

Gran despliegue de medios: Gracias a la señal de TNT, la gala tuvo un impacto total de más de 700 millones de personas repartidas por más de 50 países del mundo. 

Actos previos de gran interés. México epató a los asistentes no solo por el esplendoroso marco del parque Xcaret, y por las facilidades hoteleras que acogieron a invitados y periodistas, sino también por los eventos previos a la gala. Va a ser difícil superar el nivel de una actuación del Cirque du Soleil y de una magnífica fiesta en la playa. 

Fiesta en el Hard Rock Hotel

 

Protocolo. Tras el éxito de la edición madrileña de 2016, la organización y el protocolo corrió de la mano del equipo español dirigido por Daniel García Fuente y Jorge Sora. Tras semanas de intensos preparativos se notó la calidad y el trabajo bien hecho. No puedo más que manifestar públicamente el orgullo que siento ante la solvencia y profesionalidad de mis compañeros de ISEMCO. Dicho por todos los asistentes de manera unánime, esta quinta edición de los Platino ha sido la mejor, con una gran puesta en escena y una espléndida producción. 

Trasera del escenario del teatro

 

Etiqueta tropical. Es la primera vez en mi vida que recibía un dress code con colores y telas prohibidos, aunque la humedad del ambiente y el calor tropical lo acabara justificando. Como siempre, hubo muchos invitados que desoyeron las indicaciones de los anfitriones y así vimos mucho vestido negro, ropa de brillo y hasta zapatos vergonzosamente sucios. 

Asistentes de nivel. Además de invitar a más de sesenta autoridades, EGEDA tuvo el acierto de invitar al propio presidente de la Academia de Hollywood, John Bailey quien no dudó en ensalzar los Platino y afirmar que el “nivel de producción no tiene nada que envidiar a los premios Óscar”. (No olviden la diferencia de presupuesto, por favor). 

Aunque los invitados a la gala estaban citados a las cinco de la tarde, la comitiva había empezado a llegar horas antes. Celebrities y nominados tuvieron varios eventos previos para interactuar con la prensa y entre ellos. Y sin embargo, nadie pasó ni hambre ni sed, como suele ser normal en estos mega eventos de larga duración (piensen que la fiesta posterior empezó a las once de la noche). 

Gala ágil y más corta. La organización del evento decidió que los premios a mejor actriz y actor tanto de cine como de series se presentaran y entregaran al mismo tiempo. Un guiño a la igualdad de género que acortó de manera notable el timing de la gala. 

Los momentos musicales se llevaron la palma. Ojo porque quizá fueron demasiadas actuaciones musicales para un evento que debería ser puramente cinematográfico, pero es verdad que tanto Maná como Arkano consiguieron poner de pie a todo el auditorio.  

¿El mejor momento de la noche para mí? El sketch con coreografía de Asier Etxeandia: toda una bestia en escena.  

Un guión ágil. Sin monólogos largos ni introducciones innecesarias, la gala mantuvo en todo momento un ritmo rápido y divertido. Sin embargo, el presentador mexicano Eugenio Derbez (todo un imán de taquilla en México y Estados Unidos) fue la cruz de esta gala casi perfecta: hizo demasiados chistes simplones sobre los tópicos de los países e incluso un par muy machistas que estuvieron totalmente fuera de lugar. Aunque estuviese guionizado, fue un gran momento para mí cuando Asier le dijo que “en España no te conoce nadie“. 

Debería haber habido una presentadora de otro país que hubiese aportado igualdad y hubiese salvado las enormes diferencias de lenguaje que tenemos entre todos los países iberoamericanos. 

Nicolas Matji y Paloma Molina con su Platino a la Mejor Película de Animación por Tadeo Jones

 

Diferentes idiomas. En la gala no solo escuchamos las diferentes acepciones del español, sino que oímos portugués, euskera (bravo Handia) y hasta catalán. Todo un acierto enriquecedor. 

Amor por los detalles. Se montó un espacio de cóctel al finalizar el recorrido de fotos y atención a los medios en la alfombra roja. Durante la gala, había varios puestos de bebidas y para hacer frente al calor, en cada asiento esperaba a los invitados un abanico. 

Un gesto maravilloso fue que cada invitado tuvo unas chanchas doradas para descansar en la fiesta de tacones y zapatos cerrados. Miren la cara de felicidad de nuestra actriz Lidia San José. 

 

La fiesta. La noche tuvo un broche de oro con una gran fiesta para todos los invitados que tuvo lugar en la hacienda del parque Xcaret. Todos los asistentes nos dirigimos a pie hasta el lugar, y no hubo colas tediosas ni controles posteriores como suele suceder en los Goya españoles. Al ser un Xcaret un lugar apartado y cerrado exclusivamente para la gala, no hubo problemas de seguridad ni de acceso ni las incidencias españolas: gente que ha perdido la entrada, invitados sin dni a los que se les niega el acceso, cientos de controles diferentes… ni tampoco fiestas privadas ni alternativas de actores o patrocinadores. 

 

Entre brindis y bocados de un catering exquisito, el enriquecimiento entre artistas, realizadores y productores fue total. Los más de tres mil asistentes interactuamos, comimos y bailamos todos los grandes éxitos internacionales. Así se hace networking y se crean alianzas entre la industria cinematográfica todos los países.  

Hubo cierta actriz que descubrió un nuevo uso para el premio

 

Para próximas ediciones, EGEDA (Entidad de Gestión de Derechos de los Productores Audiovisuales) debería fomentar las proyecciones de las películas para que esta ceremonia consiga consolidar el espíritu de unión entre sus naciones y disfrutar de su cine. 

EGEDA y FIPCA (Federación Iberoamericana de Productores Cinematográficos y Audiovisuales) pueden estar satisfechos de haber conseguido consagrar los premios Platino como el evento de mayor jerarquía para la televisión y el cine de España y América latina. Y sumando. 

Me van a permitir la licencia de publicar esta fotografía mía con la actriz chilena Daniela Vega. Ella y su película “Una mujer fantástica” fueron las grandes ganadoras de la noche. Muchas gracias a La Trastienda Comunicación por este precioso vestido de Evassé by Costura Europea. Joyas y clutch de Daniel Espinosa.

Compartir

ABC.es

PROTOCOLO Y ETIQUETA © DIARIO ABC, S.L. 2018

¿Para qué sirve el protocolo? ¿Cómo se ordenan las banderas? ¿Se abrochan los botones del frac? ¿Me visto de largo?Más sobre «PROTOCOLO Y ETIQUETA»

Categorías
Etiquetas
mayo 2018
M T W T F S S
« Apr    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Facebook