Viajar con niños

Viajar con niños

Publicado por el Mar 24,2018

Compartir

La Semana Santa es un momento perfecto para pasar tiempo de calidad con los hijos; muchas familias aprovechan para hacer alguna escapada y disfrutar del tiempo libre. Y aunque viajar en familia es una de las mejores cosas de la vida, nunca se nos puede olvidar que los pequeños se aburren pronto, y que su concepto de “diversión” puede estar muy alejado del nuestro.

A la hora de planificar cualquier viaje, no deberíamos olvidar:

1. Comprobar la documentación
Es conveniente que los niños tengan su DNI, aunque en España no es obligatorio tenerlo hasta los 14 años, a la hora de viajar por la Unión Europea o el “espacio Schengen” sí. Además, facilita mucho tenerlo la expedición del Pasaporte y aunque se puede volar sin DNI siempre que viajen con sus padres y éstos lleven el libro de familia hay algunas compañías aéreas que no admiten este documento para volar con ellos. En la web del Ministerio de Interior explican cuales son los documentos necesarios para sacar el DNI a nuestros hijos. Si uno está pensando en realizar un viaje conviene hacerlo con tiempo ya que las citas para expedirlo no se dan precisamente a corto plazo y en algunas comisarías hay hasta más de un mes de espera.

2. Selecciona el destino contando con ellos
Hay miles de posibilidades, pero no está mal contar con la opinión de los pequeños para elegir el destino y el tipo de vacaciones. Las posibilidades son enormes y consultarles hará que sepan de antemano donde van, se ilusionen más por el viaje y participen en las vacaciones antes de que estas empiecen, y a más de uno le ahorrará una rabieta.

3. Elegir con tiempo
Las mejores propuestas y los mejores precios se consiguen con antelación. Una vez decidido dónde ir, hay que hacer las reservas con la mayor antelación posible y conseguir así los mejores precios.

4. Mejor viajar de noche
Aprovechar sus horas de sueño para viajar es algo fundamental. Viajar mientras ellos duermen hará que el llegar al destino el trayecto se les haga menos pesado y más corto. Si es un viaje largo, lo mejor es salir de noche o muy temprano. Si los niños son pequeños y el trayecto corto ¿por qué no aprovechar su horario de siesta?

5. Si se viaja en coche
Hay que tener en cuenta las normas de seguridad en los coches: Prohibido llevar a menores en brazos, los que midan menos de 136 cm. no pueden ir en un asiento delantero, deben utilizar un sistema de sujeción homologado adaptado a su talla y peso en el asiento trasero.

A la hora de acomodarles en la sillita, lo mejor es quitarles el abrigo, sobre todo si es de tipo plumas. Dejárselo puesto incrementa en un 80% las posibilidades de que el niño salga despedido, ya que el abrigo hace que el niño tenga un volumen que realmente no tiene, además de estar hecho normalmente con materiales resbaladizos y en caso de frenada busca es más fácil que el cinturón de seguridad no cumpla sus funciones.

6. No olvidar el botiquín
Adelantémonos a los imprevistos. Un pequeño botiquín a mano siempre va bien para los males menores: mareos, catarros, quemaduras del sol, picaduras de mosquitos, problemas de estómago… Además conviene llevar siempre una tarjeta sanitaria o un seguro para casos más serios.

7. Que estén identificados
Aunque no suele ocurrir, hay que pensar en la posibilidad de que un niño se extravíe. Para que el susto sea menor, un complemento muy útil es la pulsera identificativa de silicona con el teléfono de los padres apuntado, y que no se nos olvide incluir el prefijo de España 0034 antes del número. Estas pulseras son impermeables, no se borra la información y no producen alergias.

8. Aprender viajando
El viaje en familia es una oportunidad para que los niños aprendan de forma divertida. Hay que aprovechar los mapas para comprender la geografía y la orientación. Pueden aprender biología y geología durante los paseos por el campo, historia y cultura viendo los monumentos y museos, matemáticas con el cambio de moneda, idiomas…

9. Sin horarios
No hay que ser rígido en los viajes ni marcarse agendas apretadas. Los niños deben ir un poco a su aire y nosotros debemos adaptar nuestro ritmo al suyo. Mejor ver alguna cosa menos y disfrutar más de las otras. Tampoco hay que serlo con las horas de comidas, en vacaciones mejor levantar un poco la mano y que los más pequeños no vean en la comida una “obligación” que haga que no disfruten del resto.

10. Que participen del viaje
Para que todos disfruten más es buena idea hacer que los niños participen. Pueden hacerlo organizando su maleta o mochila (aunque solo sea metiendo sus juguetes para esos días), haciendo sus propias fotos, coleccionando recuerdos del viaje, tomando notas, haciéndose cargo de algo como la botella de agua, la guía… Una buena idea, aunque para muchos parezca algo antiguo es hacer un álbum del viaje en el que además de pegar fotos pueden poner todo tipo de recuerdos como los billetes, entradas, etiquetas de refrescos en otro idioma y todo lo que se les ocurra para que tengan un bonito recuerdo de su viaje. Conocer otras costumbres y tradiciones, jugar con otros niños, compartir comidas o estancias con gente nueva o hacer prácticas en granjas convertirán el viaje en toda una experiencia.

Compartir

ABC.es

PROTOCOLO Y ETIQUETA © DIARIO ABC, S.L. 2018

¿Para qué sirve el protocolo? ¿Cómo se ordenan las banderas? ¿Se abrochan los botones del frac? ¿Me visto de largo?Más sobre «PROTOCOLO Y ETIQUETA»

Categorías
Etiquetas
marzo 2018
M T W T F S S
« Feb   Apr »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
Facebook