Te dejo

Publicado por el oct 1,2016

Compartir

635956312483975036752440509_broken heart

 

Esta entrada no va de etiqueta, ni de protocolo social  Es Educación.

Por avatares de la vida, hace poco nos juntamos mucha gente desconocida en la cena que daba un amigo: diferentes edades,  profesiones y  experiencias vitales. Como diría el maestro Sabina, “estaban todos menos tú”.

El caso es que horas más tarde, todos los allí reunidos hablábamos de un único tema:  el desamor.  Acaparó la conversación un hombre, escocido aún por una ruptura reciente en la que él había sido el ejecutor; el debate se acaloró entre si era más difícil dejar o ser dejado, y a la única conclusión que llegamos es que cada vez estamos perdiendo más las formas y modales en el campo de las rupturas.  Alguien me propuso que aprovechara este espacio para hacer un “post de normas” y aquí está.

Me parece un tema muy serio en el que entra la educación social y en el que las nuevas tecnologías están haciendo un daño tremendo. Nos estamos convirtiendo en seres cobardes que dejamos con un WhatsApp y que damos celos a nuestro ex con una foto en Instagram. Pero ni este es un espacio de psicología, ni una sección de revista de adolescentes. Tampoco entra dentro de los lindes palatinos del protocolo (compañeros, no me salten a la yugular), simplemente es Educación. Con E mayúscula, ya que saber comportarse hasta el final con alguien al que quisimos en su momento debería ser tan básico como decir gracias o el beso que dábamos a nuestra madre antes de irnos a la cama.

Hasta para morir en la época  gondoriana había que batirse con educación. Existía una Ley Real sobre los Duelos e incumplirla podía hacer perder el honor al batiente y ser castigado ante el Rey. (¿dónde está nuestro honor en la sociedad actual?)

Incluso podríamos extrapolar este tema a los despidos laborales. Independientemente de sus creencias políticas, dudo que nadie aplauda la manera en que el socialista Antonio Miguel Carmona se enteró de su relevo como portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid.

 

Si vas a romper una relación con alguien:

- Cortar da miedo, siempre es así. Y nos hace sentir inseguros. Lo mejor es tener las ideas organizadas antes de hablar con tu futura expareja.

- Hay que ser honesto sin ser cruel, y compasivo sin dar esperanzas a la otra persona.

- Siempre hay que intentar minimizar el posible daño emocional de ambas partes.

- Cuéntaselo siempre a tu pareja antes que a terceras personas, ya que le podría llegar la noticia por esas fuentes.

Captura de pantalla 2016-10-01 a la(s) 14.49.14

- Hay que escoger el lugar y la hora cuidadosamente. No termines con alguien justo antes de que tenga un examen importante o se vaya a ir a trabajar.

- Es mejor dejar a alguien en un momento de calma, no en un momento de enfado, donde se podrían no medir las palabras, o en un momento tuyo de estrés.

- ¿El mejor día? Un viernes. Así tendrá todo el fin de semana para reponerse de alguna manera.

- No dejes a nadie en su bar favorito o en algún lugar con significado para él/ella. Lo mejor es elegir un lugar neutro.

- Hay que darle a tu pareja el respeto que se merece. Puede dar miedo, pero las relaciones se terminan en persona. Cortar por WhatsApp, mensaje o mail es de cobardes y dice mucho de ti.

- Entre las opciones menos malas, está el teléfono.

- Entre las peores, que tu pareja se entere por las redes sociales que has decidido terminar. Cambiar el estado a “soltero” en Facebook o colgar una foto con otra persona y aludiendo a lo bien que se está con ella te hace estar por debajo del escarabajo pelotero. Ojo con el karma y las próximas reencarnaciones.

- Aún peor: esperar al sexo para terminar. No se puede caer más bajo.

- Evita la trillada frase de “no eres tú, soy yo”.  Es ofensivo, y además lo que dice de ti es “no tengo el valor de decirte la verdad de porqué te estoy dejando”.

- No hace falta dar razones ni perderse en detalles. Hay que ser honestos, pero no que tu expareja se vuelva a casa con un listado de sus treinta peores defectos.

- Hay que estar preparado para una mala reacción de tu futuro ex: puede llorar o incluso violento. Siempre hay que mantener la calma, y dejar que se exprese. No escapar corriendo.  Si realmente quisiste a esa persona, seguro que no quieres verla fatal. Consuela sin que se confunda.

- Es conveniente establecer límites concretos para la interacción futura. Si se compartía casa, que uno de los dos se vaya lo antes posible. Si se comparten amigos, es mejor hablarlo para no coincidir y provocar tensiones.

- Si tu ex sigue intentando prolongar el contacto, hay que mantenerse firme. Quizá ahí sí que sea conveniente expresar por mensaje o carta todas las ideas que te han hecho terminar la relación, siempre de manera educada.

- A partir de ahí… haz tu vida. Aprende de lo que has vivido. Conserva los buenos recuerdos; centrarse en las emociones negativas no hará más que alimentar una rabia y frustración que repercutirá en tus futuras relaciones.

 

Un poquito de humor visto en redes

Captura de pantalla 2016-10-01 a la(s) 14.48.44

 

 

Captura de pantalla 2016-10-01 a la(s) 14.25.12

Compartir

ABC.es

PROTOCOLO Y ETIQUETA © DIARIO ABC, S.L. 2016

¿Para qué sirve el protocolo? ¿Cómo se ordenan las banderas? ¿Se abrochan los botones del frac? ¿Me visto de largo?Más sobre «PROTOCOLO Y ETIQUETA»

Categorías
Etiquetas
octubre 2016
L M X J V S D
« sep   nov »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31