Lo que dice tu mirada: comunicación no verbal

Publicado por el feb 9,2016

Compartir

Greeneyes

 

 

 

 

 

 

 

Más del ochenta por ciento de la información que recibimos es no verbal. Da igual lo que digan nuestras palabras si nuestros  movimientos, mirada o expresiones faciales dicen lo contrario. El lenguaje no verbal son variables comunicativas entre si y pueden cambiar el contenido de un mensaje. Por ejemplo, si estamos afirmando que hemos hecho algo, mientras con la cabeza lo negamos, el mensaje que llegará al receptor es que estamos mintiendo.

El lenguaje no verbal es la base de las primeras impresiones y se realiza de forma inconsciente. A nuestro cerebro no le gusta mentir, así que aunque nuestra boca diga una cosa, nuestro lenguaje corporal y nuestra mirada dirá todo lo contario. Es muy difícil controlar algunos aspectos de este lenguaje no verbal: podemos aprender a tener quietas las manos, por ejemplo, si estamos nerviosos, pero es más complicado evitar transpirar o que las pupilas se dilaten.

Fuente: inessah.com

Fuente: inessah.com

 

 

 

 

 

 

 

Nuestro cerebro está dividido en dos hemisferios, y cada uno de ellos controla distintas partes de nuestra personalidad, como los sentimientos y el raciocinio (además de otras partes del cuerpo). Los ojos son los “chivatos” de esos procesos mentales, así que su posición delata lo que pensamos realmente.

La mirada es uno de los fuertes de esta comunicación no verbal, Las pupilas se dilatan cuando algo nos atrae, y nuestro contacto visual puede determinar si lo que nos dice un interlocutor nos aburre o él mismo nos desagrada.

Así pueden cambiar nuestras pupilas. Fuente: blog oftalmología avanzada

Así pueden cambiar nuestras pupilas. Fuente: blog oftalmología avanzada

 

 

 

 

 

 

 

 

Dicen que la mirada es el espejo del alma. No nos damos ni cuenta de la importancia que otorgamos a los ojos en su papel de comunicadores “tenía una mirada de hielo” “le fulminó con sus ojos de bala”… La pupila de nuestro ojo reacciona dilatándose o contrayéndose según nuestro estado interno. Es por ello que los ojos claros nos suelen parecer más atractivos, ya que es más fácil percibir (aunque lo hagamos de manera inconsciente ) las emociones positivas.

En una conversación se suele mantener el contacto visual directo entre un 40 y un 60% del tiempo total. De manera inconsciente, nuestro cerebro intenta recuperar información, o piensa qué hay que decir, o cómo mentir… y eso se traduce en que nuestros ojos miren arriba, a los lados, para abajo… y derecha o izquierda. La vista de las personas se dirige hacia un lado cuando mienten (procesos creativos) y hacia el lado contrario cuando recuerdan. No podemos evitarlo, y tanto la policía en los interrogatorios como muchas personas formadas de recursos humanos, controlan estas funciones para saber cuando una persona es sincera o no. Esta predisposición de mirar hacia un lado u otro depende de si eres zurdo o diestro, ya que el predominio de los hemisferios cerebrales es diferente.

Fuente: blog expresión corporal y danza

Fuente: blog expresión corporal y danza

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CÓMO HABLAN TUS OJOS

Una persona que parpadea demasiado, seguramente está nervioso, se aburre o siente desconfianza. Inconscientemente, al pestañear estamos bloqueando la visión de la persona que tenemos enfrente.

Variación de las pupilas. Son cambios muy sutiles que a veces están escondidos por la intensidad de la luz del lugar donde estemos. Generalmente, las pupilas dilatadas significan que algo nos gusta. Las pupilas contraídas son símbolo de hostilidad. Si experimentamos  empatía con nuestro interlocutor tendremos ambos el mismo tamaño de pupilas, gracias a nuestras neuronas espejo.

Las personas inseguras y mentirosas son incapaces de mantener la mirada, hecho que reduce su credibilidad. Sin embargo, si haces una pausa antes de responder, se gana el tiempo necesario para acceder a la información o saber cómo formular la respuesta.

Mirar a los ojos mientras se hace una petición es útil para aumentar tu capacidad de persuasión.

Cuando hablamos de temas personales que nos incomodan, disminuímos el contacto visual.

Levantar las cejas: es positivo hacerlo ante personas a las que queremos agradar, implica falta de miedo.

Fuente: el arte de la estrategia

Fuente: el arte de la estrategia

Mantener la mirada: si eres mujer y coqueteas estableciendo contacto visual durante un par de segundos para después bajar la mirada, indica interés sexual (las miraditas de toda la vida)

Bajar la cabeza y levantar la vista. Es otro de los trucos femeninos  para atraer a los hombres, denota sensualidad y sumisión.

Mirar hacia los lados, expresa aburrimiento, de manera inconsciente, estás buscando una vía de escape.

Compartir

ABC.es

PROTOCOLO Y ETIQUETA © DIARIO ABC, S.L. 2016

¿Para qué sirve el protocolo? ¿Cómo se ordenan las banderas? ¿Se abrochan los botones del frac? ¿Me visto de largo?Más sobre «PROTOCOLO Y ETIQUETA»

Categorías
Etiquetas
febrero 2016
L M X J V S D
« ene   mar »
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
29