El simbolismo de una bandera

Publicado por el jul 17,2015

Compartir

 

Con Rajoy, parece que colocan las banderas al tuntún. Foto del blog My Fer Lady (feb 12)

Con Rajoy, parece que colocan las banderas al tuntún. Foto del blog My Fer Lady (feb 12)

 

 

 

 

Cuando uno estudia Protocolo, no puede evitar levantar la vista a las banderas que se va encontrando a su paso. O cuando ve un informativo, o incluso una serie en la televisión. Llamadlo deformación profesional. Y hay veces que te callas, pero que sientes una especie de patada en el estómago cuando ves que la gente no entiende la importancia del uso de las banderas. Si yo ahora escribiese ” el huso de las vanderas”, seguro que muchos de vosotros pondría el grito en el cielo, y puede que hasta recibiese una reprimenda del ABC.

¿Una periodista con esas faltas de ortografía? … uy Dios, me lloran los hojos. Pero vais por la calle, y en muchos de vuestros Ayuntamientos la bandera española no ondea en el centro, la de vuestro municipio no aparece, o la europea va por delante de la de vuestra ciudad y ahí nadie se escandaliza… y eso que está legislado por Ley. Dime la verdad… ¿no te sientes más orgulloso de ser almeriense que europeo? pues eso.

 

brindo

 

 

 

Hoy tengo el placer de que Protocolo y Etiqueta se convierta en el portal que da voz a Juan Fernández, un oficial del Ejército del Aire amante del protocolo y la vexilología. Juan escribió este excelente artículo en una red social hace pocos días, y me ha gustado tanto, que he querido que lo comparta con todos vosotros. Más claro, agua.

 

Cuando un profesional del protocolo observa con disgusto el mal uso que cualquier institución pública le da a las banderas, muchas personas, generalmente ajenas al mundo de la comunicación, vuelven el rostro con gesto contrariado y murmurando “tampoco es para tanto”, “¿qué importancia puede tener eso?” o “¿no habrá asuntos más relevantes en los que fijarse?”.

En el centro, siempre España.. no es tan difícil

En el centro, siempre España.. no es tan difícil

 

 

 

 

 

 

Yo asisto como espectador a este conflicto, encontrándole grandes semejanzas con las discusiones sobre la importancia de la ortografía. De hecho, ambos asuntos se pueden encuadrar en el ámbito de lo simbólico y su lenguaje. La escritura no es más que una representación gráfica de un mensaje, cuya visión e interpretación se traduce en que nuestro cerebro “re-crea” la imagen, el concepto o la idea que originalmente quería transmitir el autor de lo escrito. Una correcta ortografía ayuda a que las referencias usadas tanto por el lector, como por el escritor, sean idénticas y no produzcan alteraciones en el mensaje al codificar o descodificar el mismo. Lo mismo puede decirse de las banderas, cuyo estudio es abordado como disciplina científica por la vexilología, una herramienta auxiliar tanto de la Historia, como de la semiótica, en cuanto a su uso como signo y símbolo.

La gran diferencia entre ambos campos, ortografía y vexilología, es que el uso de la bandera en España está regulado por ley, una ley que recoge el significado simbólico de la bandera, encomienda a las autoridades a que velen por el cumplimiento de sus preceptos y prevé castigos para quienes la conculquen, especialmente si se trata de responsables institucionales.

Ayuntamiento de Garinoain. La bandera española parece que reclama su protagonismo

Ayuntamiento de Garinoain. La bandera española parece que reclama su protagonismo

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El lenguaje simbólico es a menudo irracional, atávico y primitivo, aunque eficaz; las imágenes y figuras nos transmiten mensajes y emociones a través de aspectos como el color, el tamaño, la forma o la ordenación de los elementos y el cerebro humano parece estar diseñado para responder a un lenguaje emocional, algo que conocen perfectamente los publicistas.

Por esta razón es tan importante, desde un punto de vista comunicacional y no sólo legal, dominar este metalenguaje. Unas banderas mal colocadas no sólo envían un mensaje erróneo sobre la precedencia de los conceptos representados, también comunica que el responsable de su ordenación ignora le ley o, si la conoce, la menosprecia.

Discurso de Juan Carlos I en 2013. Ni en Casa Real respetan la bandera

Discurso de Juan Carlos I en 2013. Ni en Casa Real respetan la bandera

 

¿A que ahora puede que lo veáis de otra manera? Mil gracias, Juan.

Que paséis un buen fin de semana.

 

 

Compartir

ABC.es

PROTOCOLO Y ETIQUETA © DIARIO ABC, S.L. 2015

¿Para qué sirve el protocolo? ¿Cómo se ordenan las banderas? ¿Se abrochan los botones del frac? ¿Me visto de largo?Más sobre «PROTOCOLO Y ETIQUETA»

Categorías
Etiquetas
julio 2015
L M X J V S D
« jun   ago »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031