Sam Shankland, el nuevo héroe americano

Sam Shankland, el nuevo héroe americano

Publicado por el Apr 30, 2018

Compartir

En un campeonato nacional en el que competían tres jugadores del top 10 mundial, incluido el aspirante al título, Fabiano Caruana, la victoria fue para un gran maestro no demasiado conocido, al que los favoritos sacaban más de cien puntos Elo. Sam Shankland, de 25 años, es el nuevo campeón de Estados Unidos de ajedrez. Su triunfo en San Luis (Misuri) le ha permitido asomarse a los 2700 puntos (ahora es el número 45 del mundo) y llevarse a casa 50.000 dólares. 

La mirada ajedrecística de Sam Shankland denota su determinación. Estupenda fotografía de Lennart Ootes (la de arriba también es suya)

Sam Shankland acabó el torneo con 8,5 puntos en 11 partidas. Fueron seis victorias (cuatro con negras) y cinco tablas para una actuación digna de un jugador con 2885 puntos, casi el récord de Magnus Carlsen, que ahora tiene 2843. Shankland incluso desaprovechó dos posiciones muy superiores contra Caruana y Nakamura, los dos grandes favoritos junto con Wesley So.

Nacido en Berkeley (California), el nuevo campeón es el primero que viene de la costa Oeste desde que Yasser Seirawan ganó el título en el año 2000. Aprendió a jugar a los seis años, pero no participó en su primer torneo hasta los diez. Alex Yermolinsky cuenta en ChessBase que, al contrario que otros ajedrecistas prometedores, él también tenía un gran talento, pero parecía más interesado en el fútbol (soccer) que en el ajedrez y progresó a su propio ritmo, sin la típica presión exagerada que los entrenadores y padres infligen a menudo a los chicos de su edad.

Yermolinsky relata que el pequeño Sam incluso se planteó dejar los tableros más de vez, pero nunca lo hizo del todo. En la Olimpiada de 2014, en Tromso (Noruega), ganó la medalla de oro individual. Allí también «actuó» por encima de los 2800; quizá sea ese su verdadero  nivel. Dos años más tarde ganó el oro por equipos, un hito para los Estados Unidos.

El propio ajedrecista explicaba en la página de la federación estadounidense sus tímidos comienzos: «He nacido y me he criado en Estados Unidos. No hay cultura ajedrecística en mi familia. Jugué mi primer torneo a una edad a la que la mayoría de grandes talentos son ya maestros. Nunca entrené más de una hora a la semana…». Luego, cuenta cómo logró seguir progresando con tantas circunstancias en contra. Por su interés, en otro artículo resumiré sus diez lecciones, aunque cualquiera puede leerlas ya en el este enlace.

Gran Caruana

Fabiano Caruana hizo un buen torneo, insuficiente para ganar el campeonato. Foto: Austin Fuller

La victoria no fue fácil ni la consecuencia del fracaso de todos sus rivales. Caruana hizo un gran torneo y, de hecho, mejoró su puntuación en 18 puntos y recortó casi la mitad de los puntos que le saca Carlsen en la clasificación final. El sprint final del italoamericano fue insuficiente, sin embargo, para alcanzar al nuevo héroe. El aspirante y el campeón se verán pronto las caras, por cierto, en el supertorneo de Noruega, Norway Chess.

Wesley So terminó tercero pero no brilló, después de ganar las dos primeras rondas y entablar las nueve siguiente. Para Nakamura, por último, el torneo fue una tortura. Terminó cuarto, pero su puntuación no superó el 50% y nunca tuvo posibilidades de acercarse a los líderes. Incluso perdió con un jugador con menos de 2600 puntos.

Shanklan estaba exultante tras su sorprendente victoria. «Esto va más allá de mis sueños más salvajes», admitió en declaraciones recogidas por Chess.com. «Nunca pensé que tendría ninguna posibilidad de ganar el torneo (…)  Es la obra de mi vida. Toda la sangre, sudor y lágrimas de estos últimos años han merecido la pena». SS también admitió que además de jugar «realmente bien» había tenido suerte, «una combinación difícil de superar».

Nazi Paikidze, retratada por Lennart Ootes

En el torneo femenino, fue necesario recurrir al desempate entre Annie Wang y Nazi Paikidze, que se disputaron el título después de terminar con 8 puntos cada una, por delante de Irina Krush (7). Wang ganó la primera partida, pero Paikidze se recuperó en la segunda y la jugadora de origen ruso se impuso también en el Armagedón, con lo que conseguía su segundo título. Un gran resultado para una jugadora con un Elo relativamente bajo (2434), que también se hizo famosa cuando lideró la lucha contra el uso obligatorio del pañuelo o yihab en algunos torneos.

Compartir

ABC.es

Jugar con Cabeza © DIARIO ABC, S.L. 2018

Además del fútbol, hay otros juegos que se practican con la cabeza. Son buenos para prevenir el alzheimer y el riesgo de lesión disminuye. Ajedrez y poker ocupan un lugar preferente en este blog. Más sobre «Jugar con Cabeza»

Calendario
julio 2018
M T W T F S S
« Jun    
 1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031