Caruana tiene sangre de horchata

Caruana tiene sangre de horchata

Publicado por el Nov 21, 2018

Compartir

Fabiano Caruana es el americano impasible. En la octava partida del Mundial de Ajedrez, le faltó sangre cuando era necesario, y en la novena, lejos de quedar afectado por la oportunidad perdida, jugó con el mismo espíritu de siempre y se defendió con precisión, cuando todos auguraban una tortura lenta en el infierno noruego. El campeón logró colocar una «receta» en la apertura, la primera con blancas, pero luego se precipitó, quizá ansioso por ganar alguna vez. Resultado: novenas tablas consecutivas. Quedan tres partidas, en las que Magnus Carlsen deberá jugar con negras dos veces. Si sigue el empate, habrá que demostrar velocidad, además de calma. Todos creen que el noruego es el gran favorito, pero la inspiración puede ser un factor esencial. El aspirante aseguró en la rueda de prensa que todavía no piensa en las partidas rápidas y que «todavía queda mucho ajedrez por jugar».

Magnus Carlsen, en el ring de las 64 casillas. Esta foto y la de arriba son de Facundo Arrizabalaga para la agencia Efe

La apertura fue muy interesante, en cualquier caso. Magnus consiguió por fin ventaja con blancas, con una inglesa que los humanos y las máquinas no veían de la misma manera. Justo esa disparidad de criterios es una de esas vías que la informática permite explotar luego en el tablero, no solo entre grandes maestros de primer nivel. En la jugada 13, el superordenador noruego Sesse daba igualdad absoluta, mientras que los pellejudos se sentían incómodos desde el bando negro. Por si acaso, el número uno jugada rápido, confiado, y Fabiano caminaba con pies de plomo.

Susan Polgar explicaba el «juego mental» que implicaba la velocidad de Carlsen, estuviera o no todavía dentro de su preparación. Lo importante era lo que pensara su rival, que además tenía ya 40 minutos menos en el depósito. Poco después, para alivio de todos, el noruego renunció a una posible repetición de jugadas, otro juego mental entre ambos. Ahí el italoamericano dejaba claro que las tablas no son un problema para él, sobre todo con negras, pese a que el desempate está cada vez más cerca.

De farol o no, la preparación del blanco parecía la buena. David Antón creía que el blanco tenía ventaja, aunque «superSesee» daba 0.00 como evaluación, igualdad absoluta. Caruana, otro humano al fin y al cabo, cometió ahí su único error en la partida. Cambió un alfil por un caballo, en su deseo de simplificar, y los grandes maestros se echaron las manos a la cabeza. A Anish Giri casi se le cae su taza de té después de la jugada 17 del negro. La mayor de las Polgar no entendía nada. Se preguntó si sería un fallo de la retransmisión y dijo que la jugada «no olía bien». Para Peter Svidler, fue una «decisión increíble, incluso si Caruana pensaba que podría sostener la posición». «Le ha dado a Magnus exactamente lo que él quería de esta partida, una ventaja estable en la que no hay manera de igualar por completo», explicó el GM ruso, quien también dijo que Fabiano prefirió la claridad sobre la igualdad, lo que quizá fue el mejor resumen de su forma de afrontar el problema de frenar a Carlsen.

El saque de honor corrió a cargo de Daniel Weil, de la empresa Pentagram, que entre otras cosas ha diseñado el tablero en el que se disputa el Mundial. Fotos: World Chess

El caso es que, de un modo u otro, por primera vez Carlsen hacía valer la ventaja de jugar con blancas. La máquina ya le daba el equivalente a un peón de ventaja y Parecía que podría bastarle para renovar el título. Pepe Cuenca auguraba en Chess24 «una partida larguísima de sufrimiento para Fabi, en una posición en la que Magnus es Dios».

Pero en ese momento, Magnus Carlsen volvió a demostrar que no está fino, pese a tener mucho más tiempo. Fabiano no perdió la calma, pero eso no es excusa suficiente. El blanco avanzó su peón h con un entusiasmo sospechoso, un síntoma de ansiedad. El americano se lo comió sin más –Carlsen alabó luego la jugada– y, con su pericia habitual, secó la posición. En la jugada 26, había tapado todos los peligros con una suficiencia insultante. Parecía, en efecto, como si hubiera entrado a propósito en ese aparente infierno para demostrar que podía hacer tablas de varias maneras. No sabremos nunca qué habría pasado si el campeón hubiera apretado con más prudencia, fiel a su mejor estilo.

Al final, se firmaron las tablas después de 56 jugadas, aunque se podrían haber acordado mucho antes.   

Así fue la novena partida

Magnus Carlsen 0,5 – Fabiano Caruana 0,5

Mundial femenino 

En el Mundial femenino, el resultado parece mucho más decidido. La rusa Kateryna Lagno, que juega en casa, logró unas tablas en la tercera y penúltima partida, por lo que le basta un nuevo empate en la última para destronar a la china Ju Wenjun. La campeona tuvo ventaja y un peón más, pero no pudo rematar el final de torres, con alfiles de distinto color. Se firmaron las tablas en la jugada 68 y el duelo queda a la espera de una partida más, en la que Lagno conducirá las piezas blancas.

El Mundial femenino, que este año se ha jugado por eliminatorias, adoptará el sistema masculino a partir del próximo año, según informa Efe, con un torneo de Candidatas previo. Las cuatro semifinalistas de este Mundial ya se han asegurado su participación.

Wenjun, de 27 años, es la quinta jugadora de la historia que logró superar la barrera de los 2600 puntos Elo y logró el título el pasado 18 de mayo en Chongqing (China) al destronar a su compatriota Tan Zhongyi por 5,5 a 4,5 puntos. 

Compartir

ABC.es

Jugar con Cabeza © DIARIO ABC, S.L. 2018

Además del fútbol, hay otros juegos que se practican con la cabeza. Son buenos para prevenir el alzheimer y el riesgo de lesión disminuye. Ajedrez y poker ocupan un lugar preferente en este blog. Más sobre «Jugar con Cabeza»

Calendario
diciembre 2018
M T W T F S S
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31