Caruana le da un buen susto a Carlsen

Caruana le da un buen susto a Carlsen

Publicado por el Nov 17, 2018

Compartir

Carlsen y Caruana firmaron sus sextas tablas consecutivas en la sexta jornada de juego del Mundial de Ajedrez, pero no se puede decir que la última partida no tuviera historia. El aspirante rozó la victoria y, de hecho, las máquinas descubrieron que llegó a tener mate en 30 jugadas, imposible de calcular para un pellejudo. Si hace un tiempo le dicen al campeón que pasaría apuros con blancas contra la defensa rusa –una de las líneas supuestamente afectadas por la filtración–, se habría reído. Pero el americano juega como un virtuoso estas posiciones. Y a menudo las gana. Las partidas de desempate están cada día más cerca. Ahora mismo están a mitad de camino que al principio, para ser exactos. Ya veremos si llegamos a ese punto y lo que ocurre entonces.

En la foto (World Chess), la presentadora de televisión Kay Burley, de Sky News, justo antes de realizar el primer movimiento

El noruego sabe que no es la mejor versión de sí mismo y ha dejado ver su capacidad autocrítica, imprescindible, que algunos confunden con chulería. Preguntado el jueves por su jugador favorito del pasado, respondió que era él mismo «hace tres o cuatro años». Todos rieron la ocurrencia, que no era tal. (Ni Tal). Ayer confesó después de salvarse que en un momento dado se equivocó al contar sus propios peones, lo que lo llevó a evaluar mal la posición. Su propio padre, Henrik Carlsen, afirmó que el chico había tenido «un mal día en la oficina».

Fabiano Caruana, parece que más concentrado que dormido. Fotos: World Chess

La partida tuvo sus peculiaridades. A Fabiano Caruana le faltó saltar a la comba. Movió un caballo nueve veces en las doce primeras jugadas, incumpliendo una norma básica de las aperturas: no utilizar la misma pieza más de una vez. En otras manos, los potrillos se habrían caído por un precipicio. Fabiano sabe domarlos, susurrarles cosas al oído y lo que haga falta.

Carlsen jugó una línea poco habitual, confiando en sacar a su oponente del  terreno conocido, pero el intento no fue efectivo. Peter Svidler, uno de los más críticos, dijo: «He jugado toda clase de sinsentidos contra la Petrov (así se llama también esta defensa), pero no este sinsentido».

Muchos partidarios de Carlsen defienden su estrategia pasiva, pensando que es invulnerable en las partidas rápidas, pero hay más grandes maestros en desacuerdo con su aparente conformismo. Miguel Illescas tampoco se quedó corto: «Si alguien sufre del corazón mejor que no vea en directo esta partida, pues sufrirá además de aburrimiento… Bromas aparte, me sorprende la estrategia de Magnus, parece como tirar unas blancas a la basura, pero si logra ganar un final tan soso será el fin de Caruana».

Fue algo más que tirar las blancas. Casi tira la partida entera. Hacia la jugada 20, ambos seguían maniobrando, cada uno en su territorio, en lo que parecían unas maniobras militares de demostración o un simulacro de batalla. Un árbitro de boxeo les habría exigido mayor combatividad y el público los habría abucheado, aunque ya se sabe que soldado cobarde vale para dos guerras.

Poco a poco, sin embargo, los ordenadores más potentes, y los otros si les dabas tiempo, empezaban a preferir la posición de las negras. Al principio de una manera muy sutil, insuficiente para que se produjera un vuelco si no había errores. Al final de manera exagerada, vieja queja de Illescas, incapaces de percibir cuándo el bando débil ha construido una fortaleza.

Lo mejor que se podía decir de la partida, y que de hecho se dijo, es que con una apertura supuestamente aburrida se había alcanzado un medio juego más interesante que en partidas anteriores, en las que después de un comienzo prometedor el bando defensor se las había arreglado para secar la posición.

Carlsen puso esta cara cuando supo que le pudieron dar mate. La foto es del MI Eric Rosen

El mayor contratiempo para Magnus es que sus piezas parecían sentirse menos cómodas. En la jugada 30, el blanco era quien sufría ya alguna presión. Y como remarcaba Grischuk, «cuando no pasa nada durante una semana, cualquier cosa parece emocionante». El ruso no se imaginaba a Carlsen perdiendo una posición así. Para derrotarlo, proponía una estrategia más retorcida: «Darle más cuerda, como hizo  Karjakin en la octava partida en Nueva York». A veces, apretar demasiado es contraproducente.

Carlsen, experto en evitar charcos, simplificó la posición, barrió las torres del tablero y pareció asegurarse, en las variantes que daban más miedo, un final con peón de menos pero alfiles de distinto color. No fue tan sencillo y alcanzó un final con pieza de menos, a cambio de tres peones primero, dos después y finalmente uno. Fabiano porfió durante 80 jugadas, hasta que quedó claro que no se podía progresar más. A Carlsen debería servirle de advertencia.

En esta posición, Caruana pudo ganar con Ah4 y 29 jugadas más, algunas increíbles

Sobre todo porque Caruana tuvo en un momento dado un finísimo camino hacia la victoria, que empezaba con 68…Ah4. Si lo hubiera seguido, como señaló Kasparov, habría que haber escaneado su cuerpo al instante en busca de algún chip, porque no hay humano capaz de ver algo así.

Segunda mitad del Mundial

La cuestión ahora es saber si el miedo y la tensión van a ir a más o si uno de los dos decidirá que no le vale el empate. Como espectador, lo más interesante sería que uno de los dos ganara una partida cuanto antes. Una victoria de Caruana probablemente sería aún mejor. Karjakin nos dio eso, con mucho menos que ofrecer que el estadounidense.

Todo esto no es incompatible con una defensa de los jugadores. Parece fácil lo que hacen con un ordenador como ayudante, pero ellos están solos ante el tablero, soportan una gran tensión y calculan con una profundidad tan increíble que se anulan. Alexander Grischuk, un comentarista de primera, siempre agudo y a menudo divertido, contaba que, en esas posiciones que todos consideran tablas muertas, él estaba seguro de que no lograría ni un punto en diez partidas contra un ordenador, con ningún color. En este Mundial llama la atención que las negras salgan victoriosas casi siempre de la batalla teórica.

Control anti trampas

La legendaria agencia Pinkerton es la encargada de evitar que ninguno de los equipos pueda hacer trampas durante el Mundial. En este caso gozan de nuestras simpatías, pero no siempre fue así. Este viernes ha muerto William Goldman, guionista de «Dos hombres y un destino». Los aficionados al cine recordarán que cuando los Pinkerton perseguían a Butch Cassidy y Sundance Kid, nadie los apoyaba (en la película).

 

 

Según comentó Tarjei J. Svensen en Twitter es posible que los jugadores pasaran además un control antidopaje, porque en la sala de prensa estaba la responsable de la comisión médica, la doctora y ajedrecista Jana Bellin, nacida en Praga pero en la actualidad ciudadana británica.

Y Sobre el famoso vídeo filtrado, no hay muchas novedades, pero sí nuevas opiniones autorizadas. Vishy Anand ha añadido a todo lo dicho que no hay nada dramático en el contenido que se ha podido ver y que la información es «completamente inútil».

Buenas noticias

El ajedrez es a veces es un ecosistema sano, capaz de resolver muchos de sus conflictos. Por un lado, Lichess anunció que había contratado al gran maestro Ian Rogers para cubrir el Mundial desde Londres. Como contábamos en la crónica anterior, el australiano rompió su relación con Chess Life después de una década porque le quisieron censurar su reportaje sobre el vídeo filtrado en San Luis.

Anna Rudolf también aportó otra noticia saludable y una buena dosis de sentido común: «Me gustaría contar a mis seguidores y a los aficionados al ajedrez en general que el señor Sinquefield me llamó personalmente para expresarme cuánto sentía el incidente ocurrido. Aprecio verdaderamente su llamada y no guardo rencor a Rex ni al club de San Luis, más bien lo contrario Admiro su dedicación y pasión por el ajedrez… Todos trabajamos en la misma causa…».

Mundial femenino

En el Mundial femenino, que tengo un poco abandonado aunque suele ser más animado, Ju Wenjun derrotó en la primera semifinal a Alexandra Kosteniuk (1,5-0,5) y se convierte en la primera finalista. En el otro duelo, Mariya MuzychukKateryna Lagno llevan dos tablas.

Anoche, Kasparov acudió al programa de HBO «Real Time with Bill Maher». Ajedrecistas, aprovechen el momento. Fabiano no lo hizo y ya veremos lo que ocurre. Los Bellón seguimos pensando que es favorito.

Así fue la sexta partida:

Magnus Carlsen 0,5 – Fabiano Caruana 0,5

Compartir

ABC.es

Jugar con Cabeza © DIARIO ABC, S.L. 2018

Además del fútbol, hay otros juegos que se practican con la cabeza. Son buenos para prevenir el alzheimer y el riesgo de lesión disminuye. Ajedrez y poker ocupan un lugar preferente en este blog. Más sobre «Jugar con Cabeza»

Calendario
diciembre 2018
M T W T F S S
« Nov    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31