«O paramos a los tramposos en ajedrez o acabaremos como el ciclismo»

«O paramos a los tramposos en ajedrez o acabaremos como el ciclismo»

Publicado por el Apr 13, 2015

Compartir

Hubo un tiempo en que un árbitro de ajedrez era casi una figura decorativa. En un juego entre caballeros, las escasas disputas solían estar relacionadas con el uso del reloj. Por supuesto, siempre ha habido excepciones, pero lo que ocurre ahora es demasiado grave para que la FIDE siga sin reaccionar. A la insólita derrota de Wesley So por tomar notas en el campeonato de Estados Unidos, un caso muy diferente, se ha unido lo ocurrido en el Abierto de Dubai, donde han sorprendido al gran maestro georgiano Gaioz Nigalidze con un móvil escondido en el servicio. «O paramos a los tramposos o acabaremos como el ciclismo, con una pérdida general de credibilidad», asegura Luis Blasco de la Cruz, uno de nuestros árbitros internacionales.

El caso de Nigalidze llama la atención por la categoría de su protagonista, un fuerte gran maestro, dos veces campeón de Georgia (en 2013 y 2014), en un torneo con 22 jugadores por encima de los 2600 puntos Elo y una buena bolsa de premios. David Howell (2687), Vladimir Fedoseev (2674), Igor Kovalenko (2665) y Tigran Petrosian (2660) destacan entre los participantes. Fue este último, cuyo nombre coincide con el del mítico campeón mundial armenio, quien denunció las irregularidades de Nigalidze, según informa Chess-News.

Cuenta Petrosian que ya sospechó del georgiano en otro torneo celebrado en diciembre, que Nigalidze ganó por delante de él mismo y de Onischuk, Zhigalko, Kryvoruchko y otros jugadores, todos ellos mejores que el vencedor, al menos sobre el papel. El armenio explica que en ambas competiciones le llamó la atención la cantidad de veces que iba al servicio. Más aún, en la partida que disputaron en Dubai, el georgiano respondía a toda velocidad en el tablero y, nada más mover, «corría literalmente al baño». Petrosian probó él mismo a responder muy rápido, para impedir que Nigalidze huyera, y en esos casos este casi siempre realizaba una jugada inferior.

Gaoiz Nigalidze, fotografiado cuando ganó su segundo campeonato de Georgia, en 2014

Gaoiz Nigalidze, en la imagen de arriba y aquí, en el centro, fotografiado cuando ganó su segundo campeonato de Georgia, en 2014

Confirmadas sus sospechas, empezó a vigilarlo y vio que siempre entraba en la misma cabina, dentro de los servicios. El resto de la historia es previsible. Alertó a los árbitros, que en un primer momento no le encontraron nada encima. Petrosian insistió entones en que buscaran mejor y, al inspeccionar los baños, descubrieron el paquete completo: un móvil con auriculares, escondido detrás de la taza y disimulado con papel higiénico.

El acusado no ha ofrecido su versión de los hechos, de momento, y se ha limitado a replicar que no todo lo que ha contado Petrosian era cierto. Antes de ser expulsado, el primero había conseguido cuatro puntos de cinco posibles, justo por detrás de los líderes.

Luis Blasco asegura que no es fácil descubrir casos así, cada vez más frecuentes, ante la imposibilidad de efectuar registros no consentidos a los ajedrecistas. E incluso si se estipulara en las bases, los sospechosos siempre podrían exigir que se aplicara la misma medida a los otros participantes, con los retrasos que eso originaría.

Otro problema que se ha encontrado el árbitro español en varias ocasiones es que algunos organizadores de torneos, por fortuna pocos, no dudan en invitar a conocidos sospechosos porque eso les proporciona publicidad gratuita. El caso más flagrante fue el del búlgaro Ivanov (el tramposo de los zapatos), a quien pagaron incluso el viaje de vuelta a su país después de descalificarlo una vez más, en Navalmoral.

[Actualización: sobre este punto, me informan de que a Ivanov sólo se le devolvió el dinero de la inscripción, pero no el viaje. Parece que el director del torneo no estaba al tanto del caso y que, por tanto, no buscó publicidad con su participación. Ni la Federación Extremeña ni el árbitro informaron sobre este individuo cuando se les envió el listado de participantes. Si esto es así, lo que no tengo por qué dudar, me sorprende que entre los organizadores de torneos no exista una especie de registro compartido, como el que utilizan los casinos, para esquivar a los tramposos conocidos, como ya lo era Ivanov en aquel momento].

Inhibidores de frecuencia

Blasco, que ha arbitrado en tres Olimpiadas, cree que utilizar inhibidores de frecuencia en los torneos es lo más sencillo para acabar con la mayoría de las trampas, aunque esta medida no sería suficiente en casos como el de Nigalidze, que no se comunicaba con nadie en el exterior, sino que utilizaba una aplicación en su móvil.

En todo caso, la primera batalla es contra los organizadores que toleran las trampas para conseguir repercusión en la prensa, insiste. Otro caso conocido es el de Benidorm, un torneo que se presta a la picaresca porque los premios son muy elevados incluso en la categoría de aficionados. Allí ha sido descalificado algún ajedrecista justo antes de la entrega de premios, de manera que la organización se quedaba luego el dinero (no iba destinado al siguiente clasificado) y además conseguían «publicidad».

¿Por qué no se actuó antes contra los tramposos? «En Benidorm hablé de eliminar antes a una tramposa e incluso un policía que vigilaba el torneo dijo que podría conseguir una orden judicial para registrarla, pero la organización no se decidió». «La máxima autoridad de un torneo es su director», cuenta Blasco, «y a veces son amigos de algunos jugadores, contra los que es más difícil actuar».

En el otro lado de la balanza, Luis Blasco alerta contra la paranoia en la que se empieza a caer en los torneos, a veces por parte de los padres de los niños que participan, algunos de ellos «obsesionados», que no paran de ver cosas raras. «Incluso sacan sus móviles para comprobar si los participantes hacen las mismas jugadas que recomienda la máquina, algo que también está prohibido», relata. «La sospecha a todas horas también es muy incómoda».

La derrota de So divide al mundo del ajedrez

Sobre la sonada derrota de Wesley So en el campeonato de Estados Unidos, decidida por el árbitro principal, Tony Rich, Blasco cree que faltó «mano izquierda». «En las Olimpiadas he visto las planillas de los jugadores de algunos países, con dibujos y textos en nombre de Dios o Alá, y nunca se les ha dicho nada. Sancionar por escribir en una planilla es salirse de madre, aunque esté amparado por el reglamento».

Por otro lado, una sanción tan dura «no puede tomarse de inmediato», con esa rapidez y sin otro tipo de castigos intermedios, como quitarle tiempo al jugador. «Yo he llegado a pasar por alto a un jugador mayor que me insultó porque le dije que tenía que seguir apuntando. Son momentos de tensión y dificultad. Al acabar, lo amonesté, me pidió perdón y se acabó el problema. Tenemos que ser un poco menos especiales», sostiene el árbitro español.

Wesley So, observado por Nakamura en el campeonato de EE.UU.

Wesley So, observado por Nakamura en el campeonato de EE.UU.

Entretanto, las reacciones internacionales demuestran que la decisión del árbitro estadounidense fue, como mínimo, controvertida. Garry Kasparov, que hoy cumple 52 años, ha sido quizá el más tajante de todos. El ex campeón del mundo no quiso juzgar las decisiones de Rich, «porque sigiuió las reglas», pero cargó contra quienes inventaron dichas normas, «una banda de idiotas de la FIDE». Kasparov también criticó a los jugadores por no aprender mejor las reglas, «que están cambiando contra ellos, porque ahora puedes ser descalificado por alguna estúpida norma». El ruso, en todo caso, acabó poniendo un mal ejemplo, porque añadió que él podría haber sufrido el mismo castigo, ya que solía apuntar el tiempo de cada jugador, algo que sí está permitido de forma expresa por la FIDE. Una anécdota que no invalida sus tesis.

En el otro extremo, Hikaru Nakamura censuró la actitud de Wesley So, aunque no tanto por su afición a escribir mensajes en las planillas como por sus palabras contra Akobian, el jugador que reclamó al árbitro. So había acusado a su rival (hasta entonces ambos se consideraban amigos, al menos en público) de querer apuntarse «un punto gratis». El nuevo campeón de Estados Unidos escribió en Twitter: «Comentarios vergonzosos y muy irrespetuosos de So sobre Varuzhan Akobian. Culpa a todos, excepto a sí mismo por romper las reglas».

El árbitro internacional Luis Blasco, con Nakamura, uno de los protagonistas de esta historia

El árbitro internacional Luis Blasco, con Nakamura, uno de los protagonistas de esta historia

El propio So, por cierto, se las arregló de algún modo para encontrar cierto equilibrio mental después del cero ante Akobian. Ganó sus últimas dos partidas con suficiencia y terminó tercero el torneo, mientras los medios aireaban sus problemas familiares, origen de todo. So admitió también que su afición a escribir frases de apoyo durante las partidas era una «mala costumbre» en la que incurre desde hace años. El día que encuentre estabilidad será un firme candidato a luchar por el campeonato del mundo.

Otra consecuencia negativa es que lo de apuntar mal las partidas empieza a estar más perseguido. En el torneo abierto Aeroflot, en Moscú, otro jugador ha perdido no por escribir notas al margen, sino por escribir la jugada antes de realizarla, algo que la FIDE prohibió hace unos años. Se podría abrir un nuevo debate solo sobre este punto, ya que a muchos jugadores de la vieja escuela les cuesta dejar de hacerlo. La incidencia la cuentan al completo en Chess24. Esta entrada empezaba a ser demasiado larga.

Compartir

ABC.es

Jugar con Cabeza © DIARIO ABC, S.L. 2015

Además del fútbol, hay otros juegos que se practican con la cabeza. Son buenos para prevenir el alzheimer y el riesgo de lesión disminuye. Ajedrez y poker ocupan un lugar preferente en este blog. Más sobre «Jugar con Cabeza»

Calendario
diciembre 2017
M T W T F S S
« Nov    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031
Entradas, por meses