El deporte más duro

El deporte más duro

Publicado por el Oct 3, 2015

Compartir

El ajedrez se ha vuelto a quedar fuera del programa olímpico. Tokio 2020 tampoco lo incluirá en su programa. De nada han servido su éxito masivo en todo el mundo, el escaso gasto que supone y los brindis al sol de la FIDE. Incluir los análisis contra el dopaje en sus principales competiciones ha sido estéril, mientras siguen si atajarse los problemas derivados de otro tipo de trampas, más preocupantes. Para algunos, el ajedrez ni siquiera es un deporte (en realidad, es mucho más que eso), pero lo que desconocen los no iniciados es la dureza brutal de este juego, sobre todo en la hora de la derrota. El gran maestro Levon Aronian lo resume bien en una frase: «Los ajedrecistas son masoquistas, excepto los jugadores de élite, que son sádicos».

Peter Svidler y Sergey Karjakin juegan estos días una final dramática en Bakú (Azerbaiyán). La Copa del Mundo de Ajedrez vive de sobresalto en sobresalto, algunos de ellos arbitrales (de los que hablaremos en otra entrada). Pero lo que prima es la emoción, los nervios y los consiguientes errores, decisivos en varias partidas clave. Este sábado, Svidler ha dejado escapar una victoria cantada. Después de dominar por 2-0 a su rival, ahora deberá sufrir, con negras, por la posibilidad de que su compatriota iguale el marcador y lleguen las agónicas partidas rápidas de desempate. En rondas anteriores ya hemos visto que puede ocurrir de todo.

Svidler ya parecía preocupado antes incluso de tirar de forma estrepitosa su partida ante Karjakin, en la Copa del Mundo

Svidler ya parecía preocupado antes incluso de tirar de forma estrepitosa su partida ante Karjakin, en la Copa del Mundo

Lo dramático del ajedrez es que (casi) nunca se puede culpar a los otros de la derrota, ni siquiera al árbitro. Uno es responsable de sus decisiones, como en la vida, y debe asumir sus consecuencias. Tampoco a es posible quedarse quieto, atenazado por el miedo o la responsabilidad. Todas estas cualidades son impagables desde el punto de vista educativo, pero perder por un único error después de jugar como como los ángeles durante horas es un castigo demasiado cruel. Solo en el boxeo y en ciclismo puede ocurrir algo así, casualmente los deportes con más fama de duros. En la mayoría, si uno acumula suficiente ventaja puede dormirse después, dejarse llevar, al menos hasta cierto punto.

En el ajedrez, incluso en partidas entre aficionados hay que tener la entereza y la deportividad de Pavel Eljanov (el mejor en esta Copa del Mundo, aunque se ha quedado fuera de la final) para no reaccionar como un energúmeno. Ya lo dijo una vez Nimzovich: «¿Por qué tengo que perder contra este idiota?». Quien no lo haya pensado alguna vez…

Los organizadores de Tokio 2020, por cierto, han preferido el béisbol/sóftbol, el kárate, el surf, el skateboard y la escalada. Bien por estos deportes.

La imagen de arriba es de Aleksander Kozminski  para la agencia Efe. Corresponde a la obra titulada «Male chess», de la exposición «Body Worlds and The Cycle of Life», en Wroclaw, Polonia

Entrada relacionada: Cómo encaja un gran maestro la bofetada del jaque mate (vídeo)

 

Compartir

ABC.es

Jugar con Cabeza © DIARIO ABC, S.L. 2015

Además del fútbol, hay otros juegos que se practican con la cabeza. Son buenos para prevenir el alzheimer y el riesgo de lesión disminuye. Ajedrez y poker ocupan un lugar preferente en este blog. Más sobre «Jugar con Cabeza»

Calendario
agosto 2017
M T W T F S S
« Jul    
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031  
Entradas, por meses