El efecto Trump amenaza a España

El efecto Trump amenaza a España

Publicado por el Nov13, 2016

Compartir

Ha pasado casi una semana y todavía hay analistas que no han salido de su estupefacción. Donald Trump, el grotesco magnate del tinte capilar naranja, será el próximo presidente de los Estados Unidos. El cineasta Michael Moore, que fue de los pocos que lo vieron venir, tradujo el mensaje que los estadounidenses dejaron en las urnas antes incluso de que se produjera: «Será el mayor “fuck you” de la historia». 

Pese a que el candidato ganador parece aplacado tras su victoria y reparte gestos conciliadores en abierta contradicción con la piromanía tuitera que caracterizó su campaña, persisten sobrados motivos para la inquietud, especialmente respecto a su posible política exterior. El mundo entero se pregunta cómo se comportará la Administración Trump en la escena internacional y si cumplirá amenazas de tanto calado como retirarse del acuerdo de París contra el cambio climático. De momento, es significativo que el primer dirigente europeo con el que se ha visto haya sido el británico Nigel Farage, padre del Brexit y verdadero precursor de la eurofobia que carcome a la UE.

En algunas capitales europeas como Berlín, el triunfo de Trump se ha vivido con consternación. Al gobierno de Angela Merkel le pasa lo que a otros muchos todavía; ni siquiera conoce quiénes serán sus interlocutores al otro lado del Atlántico en la etapa que se abre. En Madrid, una diplomacia española que intenta sacudirse las telarañas tras ocho años de recortes presupuestarios y once meses de gobierno en funciones ya se ha puesto en marcha para ganarse la simpatía del nuevo «hombre más poderoso de la tierra». No será fácil, porque estos días anda muy ocupado con asuntos más importantes para él.

Desde luego, el tsunami Trump puede tener consecuencias directas de calado para la posición española en el mundo. Especialmente alarmantes son sus planes de rebajar la aportación estadounidense a la OTAN. Si efectivamente lo hace, el mecanismo de seguridad colectiva en el que se ha sustentado la defensa nacional durante los últimos treinta años afrontará una crisis de impredecible desenlace.

Pero la verdadera amenaza late en la propia Europa. Fuerzas antisistema que abogan por un retorno al nacionalismo proteccionista se acercan al poder de manera inquietante. 2017 será crítico. Por primera vez, hay razones reales para temer por la supervivencia del proyecto común europeo, y cuesta encontrar un país que deba más que el nuestro a ese modelo exitoso que ahora se tambalea.

Como ha señalado recientemente Rafael Argullol en las páginas de El Mundo, Europa ha sido la razón principal que ha mantenido a España unida desde el final de la dictadura franquista. Trump en la Casa Blanca supone un factor más de preocupación sobre el rol español en el concierto global, porque al edificio que durante tanto tiempo nos cobijó le crujen las vigas, y porque la historia enseña muy bien la pasión autodestructiva a la que solemos entregarnos cuando nos quedamos a solas con nosotros mismos.

En Twitter: @golmo

Compartir

ABC.es

Poder blando © DIARIO ABC, S.L. 2016

En relaciones internacionales se entiende como poder blando la capacidad de un país de alcanzar sus objetivos mediante la atracción y la persuasión más que por la fuerza.Más sobre «Poder blando»

Categorías
Etiquetas
noviembre 2016
M T W T F S S
« Aug   Dec »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
Categorías