La segunda oportunidad de Alexis Tsipras

La segunda oportunidad de Alexis Tsipras

Publicado por el sep21, 2015

Compartir

Las encuestas volvieron a equivocarse y resultó que los griegos siguen creyendo en Alexis Tsipras, aunque los modestos datos de participación en las elecciones del domingo indiquen que ya no con el entusiasmo previo al referéndum sobre el tercer rescate. Si el significativo descenso en el número de votantes se debe probablemente al hartazgo ante la tercera llamada a las urnas en menos de un año, el nuevo triunfo de Syriza en detrimento de las fuerzas políticas tradicionales deja bien claro que hay cosas de las que la depauperada Grecia está mucho más harta que de su primer ministro. Quizá Tsipras haya fracasado en su intento de deshacerse del yugo de la austeridad, pero parece que se reconoce en él lo que más se extrañaba en sus predecesores: honradez y buena intención.

No son estas, desde luego, virtudes suficientes para un gobernante, pero sí indispensables y casi olvidadas en la Grecia que siguió al «crash». Antes de su nueva victoria, la prensa fuera de su país retrataba mayoritariamente a Tsipras como una figura amortizada, un fracasado víctima de su osadía e ingenuidad al plantear un desafío a los poderes fácticos del euro, un aventurero desnortado, descabalgado con el mismo estruendo con el que el no a la Europa vigente ganó el referéndum del pasado julio. Fue Cánovas del Castillo quien proclamó que «no renuncio al honrado empeño de hacer concordar mis actos con mi conciencia». Seguramente Tsipras desconozca al estadista español de la Restauración, pero parece que sus compatriotas han decidido premiarle precisamente por eso, por intentar la vía de la honradez, por mucho que esta se tope de bruces con la realidad.

Ahora «el chico» tendrá que ponerse al frente de un gobierno de coalición del que en Bruselas esperan estabilidad y diligencia en la puesta en práctica de los compromisos adquiridos a cambio del tercer rescate y en las calles griegas que lo haga con sensibilidad social. Fue su cruel ausencia durante años lo que todavía paga en votos el bipartidismo tradicional de Nueva Democracia y PASOK. Se equivocan quienes creen que las elecciones de ayer cierran la saga trágica de Grecia con la moneda única. Escisiones aparte, Syriza sigue considerándose a sí misma la vanguardia de una izquierda reinventada y llamada de sur a norte a reorientar la política de la UE. La emergencia de figuras como Pablo Iglesias o el nuevo líder laborista, Jeremy Corbyn, son los celajes a los que se aferran. A la espera de que se cumplan, serán los gestores de una agenda que no es la suya. Están deseando librarse de ella. Esto, como Tsipras, no ha terminado.

 

Quizá también le interese: 

El ritual del chico Tsipras

 

En Twitter: @golmo

Compartir

ABC.es

Poder blando © DIARIO ABC, S.L. 2015

En relaciones internacionales se entiende como poder blando la capacidad de un país de alcanzar sus objetivos mediante la atracción y la persuasión más que por la fuerza.Más sobre «Poder blando»

Categorías
Etiquetas
septiembre 2015
L M X J V S D
« ago   oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
Categorías