El horror que espanta a los sirios

El horror que espanta a los sirios

Publicado por el Sep2, 2015

Compartir

Llevamos todo el verano viéndolos en los telediarios. Agolpados a las puertas de Europa, a la que identifican con la salvación. Lampedusa, Gevgelija, Kos… Ayer mismo, Budapest. Conocemos sus historias cuando llegan a nuestras costas y sabemos que la marea humana que forman con migrantes de otras procedencias se ha convertido en un problema mayúsculo para una UE que nunca encuentra la manera de estar a la altura. De lo que resulta mucho más difícil y peligroso informar es de la arruinada tierra de la que huyeron.

Siria es hoy la principal tragedia humanitaria mundial. La pesadilla empezó hace cuatro años, cuando, al albur de la denominada Primavera Árabe, multitudinarias protestas populares se alzaron contra el régimen de Bachar el Asad, a las que este respondió con la represión más despiadada. Los disidentes se fueron organizando en grupos armados y el país se deslizó sin remedio hacia una guerra civil agravada por la acción de una pléyade de grupos yihadistas de la que el autodenominado Estado Islámico es el más horrendo y pujante exponente. Su crueldad ha hecho palidecer a la del Frente Al Nusra, la marca local de Al Qaida.

En Siria la vida humana vale hoy menos que un Kalashnikov de tercera mano. El enviado especial de Naciones Unidas, Staffan de Mistura, se ha cansado de denunciar sin éxito el absoluto desprecio por los derechos humanos que muestran todos los contendientes. Y los contendientes son muchos. Uno puede en Siria ser secuestrado y decapitado por EI o perecer por la explosión de uno de los barriles de petróleo con los que la aviación gubernamental acostumbra a bombardear las principales ciudades del país. Esta práctica ha devastado Alepo, el segundo núcleo urbano, cuyos escombros se han convertido en un símbolo de la barbarie bélica como el que en su día fue la bosnia Sarajevo.

En esta carrera salvaje, las fuerzas moderadas del Ejército Libre Sirio han sido relegadas por los yihadistas y son constantes los asesinatos, violaciones, desapariciones forzosas y otros crímenes de guerra. La ONU estimó el pasado enero que el conflicto había dejado al menos 220.000 muertos, una cifra que a estas alturas podría ya ser mucho mayor. No extraña, pues, que gran parte de la población haya emprendido el camino del exilio. Alrededor de cuatro millones de sirios se han marchado, la mayoría para recalar en los vecinos, Líbano, Turquía y Jordania, países que absorben un volumen de refugiados infinitamente superior al que ahora acongoja a una Europa con muchísimos más recursos. La prosperidad europea se convierte así en un imperativo moral. La realidad, en lo que impedirá seguir mirando para otro lado. 

 

En Twitter: @golmo

 

Quizá también le interese: 

Cuando es la verdad lo que se ahoga en el Mediterráneo

Compartir

ABC.es

Poder blando © DIARIO ABC, S.L. 2015

En relaciones internacionales se entiende como poder blando la capacidad de un país de alcanzar sus objetivos mediante la atracción y la persuasión más que por la fuerza.Más sobre «Poder blando»

Categorías
Etiquetas
septiembre 2015
M T W T F S S
« Aug   Oct »
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
282930  
Categorías