La era de Merkel

La era de Merkel

Publicado por el Aug2, 2015

Compartir

Angela Merkel optará a la reelección como canciller alemana. Asi lo revela «Der Spiegel», que cuenta que Merkel ya está moviendo los hilos en la CDU para hacerlo posible.

El liderazgo de Merkel parece tan sólido, granítico casi, que cuesta imaginar que no vaya a conseguir su propósito. Para desesperación de todos los que la culpan de todos los males de Europa y la perciben como una suerte de matrona hacendosa cuya cicatería impide el progreso.

Todos esos sectores de la izquierda mediterránea que atribuyen a la cerrazón alemana de los últimos años la indudable crisis del proyecto europeo tienen motivos para el desaliento con la noticia. Son los mismos que creyeron que la elección de François Hollande como presidente francés en 2012 podría enmendar el rumbo de la austeridad continental, los mismos que creyeron que Renzi en Italia sería algo diferente al azote de los sindicatos en que se ha convertido, los mismos que pensaron a creer que el hecho de que Merkel gobernara con los socialdemócratas serviría para reorientar, o al menos, matizar sus políticas.

Ninguna de esas esperanzas se vio satisfecha. El único cambio relevante en el devenir europeo con el que transigió Berlín, y no sin poner obstáculos y pegas, fue el programa masivo de compra de deuda que aplica desde enero el Banco Central Europeo.

Para frustración de sus muchos detractores fuera de Alemania, la canciller cuenta según todos los estudios de opinión con el respaldo mayoritario de sus compatriotas a su gestión. No solo eso. Lejos de lo que ocurre en otros estados europeos, en Alemania rige un consenso entre los dos grandes formaciones políticas, la democristiana CDU y el socialdemócrata SPD, sobre los grandes temas de la política nacional, como ha dejado bien patente la crisis del final del segundo rescate a Grecia. Bien sintomático del capital político de la canciller es el hecho de que el principal crítico en las semanas de corralito griego haya sido su ministro de Finanzas, el severo Wolfgang Schäuble. Solo posturas todavía más rigoristas que las suyas, como las del severo Schäuble, parecen en condiciones de desbancar las políticas de Merkel.

Así que, para los que todavía soñaban con un nuevo Gobierno alemán que hiciera a la gran potencia europea menos alérgica al keynesianismo, la respuesta es, otra vez, nein.

En el poder desde 2005, Merkel va camino de inscribir su nombre junto a los de los grandes estadistas de la historia nacional. Elegida por primera vez en 2005, Merkel aspira en 2017 a ser reelecta hasta 2021, lo que significaría igualar los dieciocho años de Helmut Kohl, y a escribir su nombre en los libros junto a los de los grandes estadistas de la historia de su país. Como Bismarck o Metternich en el siglo XIX, la hija del pastor protestante de la RDA dirige con pulso firme Europa y va camino de marcar una época. Guste o no.

 

En Twitter: @golmo

Compartir

ABC.es

Poder blando © DIARIO ABC, S.L. 2015

En relaciones internacionales se entiende como poder blando la capacidad de un país de alcanzar sus objetivos mediante la atracción y la persuasión más que por la fuerza.Más sobre «Poder blando»

Categorías
Etiquetas
agosto 2015
M T W T F S S
« Jul   Sep »
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31  
Categorías