Por qué el tercer rescate a Grecia no será suficiente

Publicado por el Jul8, 2015

Compartir

Otra vez, no va más para el euro. El Gobierno griego solicitó por fin el tercer rescate y ahora espera que los sacrificios a cambio de la masiva financiación que necesita les parezcan suficientes a sus socios. Lo harán, porque la alternativa al acuerdo es el caos y en él solo se manejan los audaces, una especie extinguida hace muchos años en Bruselas.

 Después de que Tsipras haya tensado la cuerda más que ninguno de sus antecesores, el euro camina hacia el único desenlace lógico, un tercer plan de rescate que evite la quiebra de uno de sus miembros y un precedente potencialmente letal.

 Pero la probable resolución de este último capítulo no cerrará en absoluto el caso. Igual que Argentina litiga todavía hoy en instancias internacionales por las consecuencias derivadas de la crisis de 2001 y es incapaz de financiarse en los mercados, Grecia seguirá penando por el legado de la burbuja de la deuda y de la política de austeridad con que se le hizo frente.

 Enemiga acérrima de ella, Syriza es una opción radical y por eso precisamente una ciudadanía indignada le confió el poder. Sus dirigentes están convencidos de que el deficiente diseño de la moneda única convierte en palabrería huera las proclamas que aseguran que está preparada para afrontar la salida de Atenas y por eso se permiten órdagos como el referéndum del domingo. Su objetivo no son soluciones temporales a los constantes apuros por la falta de liquidez, sino un cambio, radical como ellos, en la política de ortodoxia fiscal que Berlín ha irradiado a todos los países de la Eurozona. Por supuesto, una Alemania interesada en todo lo contrario no está por la labor.

 Esta es la tensión fundamental que no resolverá el acuerdo en ciernes y que marcará el devenir de la maltrecha unión en los últimos años. Así que a lo que pueden aspirar los europeos es a poco más que a un nuevo apaño. La corrosiva brecha norte-sur seguirá agravándose, igual que las discrepancias entre partidarios y detractores de la austeridad. Si se la mira bien, esta solo ha funcionado cuando se ha relajado, como prueba el programa de expansión cuantitativa del BCE, y no ha servido para enmendar ninguno de los desequilibrios endémicos de las economías periféricas rescatadas, a las que ha vuelto el crecimiento pero en las que deuda, desempleo y déficit siguen en cotas sangrantes. Tsipras y los griegos, que ya tienen poco que perder, se han erigido en ariete desesperado contra un dogma nocivo. ¿Están hartos del culebrón griego? Pues faltan muchos capítulos.

 

En Twitter: @golmo

Compartir

ABC.es

Poder blando © DIARIO ABC, S.L. 2015

En relaciones internacionales se entiende como poder blando la capacidad de un país de alcanzar sus objetivos mediante la atracción y la persuasión más que por la fuerza.Más sobre «Poder blando»

Categorías
Etiquetas
julio 2015
M T W T F S S
    Aug »
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031  
Categorías