Muy fan de Youtube

Muy fan de Youtube

Publicado por el mar 10, 2016

Compartir

El vendedor me dice que mire el head-up display del coche.

Quiere decir que consulte la pantalla que hay ante mí, pero lo que decido consultar es Internet. Averiguo que lo que ha dicho es HUD, porque existe acróstico adecuado para la expresión. Alude a una pantalla que permite al conductor informarse sin bajar la cabeza ni forzar su postura para leerla. Como un televisor del tamaño adecuado colocado a la altura correcta.

La televisión de quienes valoran el tiempo es Youtube, que sirve para excluir sandeces del menú. Filtra la comida basura porque nos faculta para elegir el contenido, la hora de emisión y hasta la duración del reportaje. La pantalla es la del ordenador o la del televisor y la sensatez individual marca las líneas rojas,  que antes de que se nos licuara el cerebro se llamaban sencillamente límites. Entre respetar las líneas rojas, hacer los deberes, ponerlo todo en valor y elegir partidos reformistas y progresistas terminaremos necesitando un diccionario diputado-español, español-diputado. Ahora, los partidos nacen en la tele. En cuanto a esas famosas líneas encarnadas, somos lo que comemos, en la parrilla de la pequeña pantalla exactamente igual que en la mesa. Supongo que quienes permiten ver basura a los adolescentes saben que los están estropeando. Es cierto que cuando están enchufados a eso no molestan, pero tampoco lo harían si les proporcionásemos caballo y les enseñásemos a inyectárselo. Planteado así su ocio, luego se convierten en adultos incultos. Luego votan lo que votan.

Youtube incluye un abanico casi inabarcable de temas documentales que nos permite educar a los pequeños ante la pantalla en lugar de emponzoñarlos como solemos hacer. Gratuitamente, además. Un documental sobre Ecuador habla de un operativo de despistolización e imagino que la tentación de alambicar las cosas para decirlas a lo grande será universal. En estas piezas colgadas en la Red desde Hispanoamérica, los niños escuchan un español que enriquece el suyo. Se enteran de que tomar es lo mismo que beber, de que parrandear quiere decir festejar algo, de que platicar es charlar y de que fregar significa también molestar. En Colombia, el lenguaje es tan exquisito como el café: arruncharse quiere decir acurrucarse en Bogotá. En cuanto a coger…la mayoría de nuestros chicos ya sabe lo que eso significa allá en el Plata.

Soy seguidor acérrimo de un Youtube bien seleccionado y con los papás de los niños pequeños actuando como guías de contenidos. La mayoría ya no dice tampoco acérrimo, sino que afirma ser muy fan de algo. Un pleonasmo probablemente elegido a conciencia para conseguir énfasis, pues fan es un sustantivos y en solitario ya quiere decir seguidor entusiasta de algo. Raquel Martos sitúa lo de muy fan a caballo entre la admiración pasmada y una idolatría un punto cínica. Ella es simultáneamente fan del único Mariano que lo es por antonomasia; de Pablo Iglesias, al que se rindió tras ver su cara engrandeciendo la etiqueta de una botella de vino; y de Felipe González, que la fascinó cuando creó una fundación para estudiar su propia figura.

A los Anzola de Bogotá.

Más vida en @rafaelcerro

Compartir

Anterior

Siguiente

ABC.es

Pienso de que © DIARIO ABC, S.L. 2016

"Jamás logré resolver una integral. Calculé un área, pero el resultado me salió en ohmios". ¡¡¡Gracias!!! Más sobre «Pienso de que»

La entrada más popular

Han habido

28... Lee la entrada completa

Etiquetas
Twitter