Licuefacción cerebral

Licuefacción cerebral

Publicado por el ene 31, 2016

Compartir

No se alarme si oye que debemos seguir una hoja de ruta cuando antes decíamos seguir un plan, o que alguien practica tacticismos en lugar de comentar sencillamente que maniobra. O que un líder debe poner algo en valor cuando es tan sencillo decir destacar. Las expresiones hueras de cerebros vacíos que están convirtiendo el discurso público en parla de loro no indican nada malo. Solamente, que repetimos sin pensar cada expresión que oímos. Que se nos está licuando el cerebro y que nos vamos a extinguir de pura estupidez y de corrección política, que es una forma de censura: si no podemos decir algo, terminaremos por no poder pensarlo.

Cualquier cosa, menos que se nos entienda. Buscamos frases ininteligibles y alambicadas. Un jefe a la moda no nos dirá que trabajemos, sino que abandonemos la zona de confort. Aprovechar el esfuerzo es ahora optimizar para los medianamente pedantes y hacer sinergia para los campeones de la disciplina. El directivo de empresa se ahoga en una mezcla acuosa de idiotez, moda y anglicismos. Única consigna: que parezca que dices algo más importante que lo que dices.  No utilices cosas viejas, sino objetos vintage. Viste para mejorar tu ‘look’, jamás tu apariencia. Haz siempre todo el ‘feedback’ que puedas y, a quien te auxilie, llámale ‘coach’. Un simple aparcacoches se convertirá en tu técnico de ‘parking coaching’. Di cualquier estupidez que repitan los demás; vale todo, incluso decir que haces ‘running’ cuando obviamente estás corriendo. Ya hay referentes que solamente sabemos citar en inglés. Por ejemplo, en España nadie sabe decir ‘flashback’ en español. Se dice analepsis…pero nadie te entenderá si lo dices.

También nos hemos instalado en el eufemismo. No hay negros sino ‘hombres de color’. No hay chinos, sino “ciudadanos de origen chino”. Por supuesto, los que dicen esto consideran chungo ser chino directamente, sin origen ni chorradas. La gente muere de “una larga y penosa enfermedad”, como si el cáncer fuera culpa suya  hubiera que ocultarlo. Los niños superdotados, considerados aquí tan incómodos como todas las personas brillantes, ahora se denominan “jóvenes altas capacidades”. Los clubes convocan carreras “no competitivas” porque la palabra ‘competir’  le suena mal a la progresía. Paz y amor. La corrección política nos obliga a decir incorrectamente algunas cosas. Decimos “vascos y vascas, niños y niñas” aunque sabemos que el masculino cubre ambos géneros en español: “vascos, niños”. La censura impediría publicar hoy La Gitanilla de Cervantes.

Más vida en @Rafaelcerro

Compartir

ABC.es

Pienso de que © DIARIO ABC, S.L. 2016

"Jamás logré resolver una integral. Calculé un área, pero el resultado me salió en ohmios". ¡¡¡Gracias!!! Más sobre «Pienso de que»

La entrada más popular

Han habido

28... Lee la entrada completa

Etiquetas
Twitter