Casting de chicas

Casting de chicas

Publicado por el abr 6, 2015

Compartir

Ana se ducha con agua muy caliente y sale preciosa, envuelta en una toalla que levanta por delante con su forma de mujer. Detrás deja una nube de vapor que se puede cortar. Juan entra después y se ducha con agua fría. La chica regresa al baño para maquillarse y se topa con su propio vaho. Sorprendida, hace un mohín y entra en modo máquina de regañar: “Jo… Juan, lo has dejado todo perdido de vapor”.

El hombre pone cara de oso hormiguero, pero guarda silencio. Se consuela pensando que sería peor que ella le preguntase qué hay en la carpeta ‘Mis cosas” de su portátil, y todavía mucho peor que le dijera “Sabes perfectamente por qué estoy enfadada”. Cuando se vieron por primera vez, hace un año, la pregunta de ella fue directa: “¿Soy la única a la que has escrito? Porque en Meetic parece que todos estáis haciendo un casting…” Él guardó silencio, pero ella insistió intentando picarle con el chistecito más popular sobre Whatsapp:

-         Pepe, ¿te enfrentarías a mí por un tigre?

-         Son trescientos kilos de gato salvaje, todo garras y colmillos. ¡Plantéame cualquier otro reto para demostrarte mi amor, pero no eso!

-         ¿Me enseñas tu Whatsapp?

-         ¿Dónde está el tigre? ¡Que venga, que me lo como!

A partir de ahí, quedó claro que ambos hablaban dos idiomas diferentes. Más que por los referentes, por las diferentes interpretaciones de una realidad igual. No coincidían siquiera en la semántica del lenguaje no verbal. Para él, acostarse con una chica teniendo novia no significaba gran cosa. Para ella, liarse con un tipo nuevo significaba romper la pareja y escaparse con él a continuación.

Distintos lenguajes. La frase “Si rompemos, intentaremos quedar como amigos” significaba para ella “si rompemos, intentaremos quedar como amigos”. Para él, quería decir “si rompemos, seguirá habiendo fricción”. Ella había roto precisamente con su primer novio escupiéndole la fatídica frase “tenemos que hablar”. Juan no se atrevía a nada tan directo y siempre optaba por el clásico “deberíamos darnos un tiempo”. Cuanto más claro tenía que no quería seguir con una mujer, más decía que estaba muy confuso.

-         Juan, me duele la cabeza.

-         Esa excusa fue abolida por la Unesco en 1996.

-         La Unesco es un cachondeo. Todo Madrid es Patrimonio de la Unesco menos el aparcamiento de Carrefour.

-         Pero ¿por qué no quieres hacer el amor, Ana?

-         Sabes perfectamente por qué estoy enfadada.

-         Tú sabes que Wilde dijo que bigamia es tener una mujer de más y monogamia es lo mismo.

-         También dijo que las mujeres fueron hechas para ser amadas, no para ser comprendidas.

Más vida en @rafaelcerro

Compartir

ABC.es

Pienso de que © DIARIO ABC, S.L. 2015

"Jamás logré resolver una integral. Calculé un área, pero el resultado me salió en ohmios". ¡¡¡Gracias!!! Más sobre «Pienso de que»

La entrada más popular

Han habido

28... Lee la entrada completa

Etiquetas
Twitter