Todas las ministras griegas

Todas las ministras griegas

Publicado por el ene 28, 2015

Compartir

 

Enterradas las ideologías y convertida la ética en ornamento, el mensaje conservador se reduce a dos propuestas. La primera: para financiarte, improvisa. Si no se te ocurre nada, escucha la música de El padrino. La segunda: no somos conservadores ni de derechas; llamémonos populares.

El llamado mensaje progresista es vosotros debéis cumplir los postulados buenistas aunque hundáis el país.  Ya veremos si nosotros lo hacemos cuando gobernemos. Syriza siempre defendió a la mujer (feminismo radical y marxismo están muy ligados en el origen) mas cuando llega al Gobierno resulta que sus chicas están para hacer fotocopias. Doce ministros griegos varones, ninguna ministra. Para nuestros progres, Grecia no es un país, sino un agujero y un espejo. Un cráter porque pedimos que se le perdonen veintiséis mil millones mientras exigimos dinero para nuestra sanidad. Un reflejo cuando Pablo Iglesias anuncia que el “tictac” del cambio tiene que llegar aquí “después de Grecia”. Ideologías aparte, si hay un cerebro dentro de nuestro cráneo no debemos encadenar nunca las palabras “después de” y “Grecia”. Nosotros deberíamos jugar en otra liga. Pero no es fácil encontrar españoles de treinta y seis años sin ideología y éste habla cegado por el marxismo. En Twitter, lo más popular es solidarizarse con esa chorrada de “todos somos Grecia”. Hay una cuenta que se llama así y otra que dice que todos somos Syriza. Yo, no. Yo quiero trabajar y pagar impuestos, no pedir limosna a organismos supranacionales extranjeros. No encuentro en lo del pajarito azul cuentas que nos comparen con Holanda o con Austria; sólo es lícito ser solidario con lo más cutre y piojoso. No sé si tenemos liendres en el cabello, pero en el cerebro sí, y lo digo con todo el cariño del mundo hacia los camaradas enojados. Enfadarnos y soltar la frase todos somos Grecia es destructivo con el pueblo griego y lo incita al suicidio. Me explico. Ellos eligen a una oligarquía corrupta durante décadas, no pagan impuestos y dilapidan el dinero público. En respuesta a esa actividad ejemplar, nosotros les damos ánimos y echamos la culpa de sus males a los alemanes, muy sospechosos porque trabajan. Aquí siempre sospechamos del rico, del que curra o de las dos cosas. Lógicamente, nuestros hermanos helenos traducen el mensaje como “seguid haciéndolo igual”. Se vienen arriba y votan un Gobierno de autodestrucción. Lo mismo que vamos a elegir aquí: Pablo Iglesias ha prometido que sólo las empresas con pérdidas puedan despedir, así que esto se va a venir a pique. Y eso no es rojo ni azul: el empleo vitalicio es muy español y lo inventó Franco.

Así que por la soberbia, a la inmolación de un país en honor del dios Marx. Karl, digo; por eso no es divertido. Hemingway citaba la humildad como el secreto de la sabiduría, del conocimiento y también del poder, pero éstos no se han enterado. Cuando estás ahogándote en miseria, no vivas como un rico. Hay un doble mensaje ejemplar para España (perdonen que no escriba “este país”) en nuestros héroes helenos, a los que veneramos como si fueran los garañones de los que manó la semilla que germinando nos trajo al mundo. La primera idea es “jamás compitas: túmbate”. En el trabajo y en el estudio. Cuanto más burros son los chicos, más les decimos que son la generación mejor preparada de la historia para que se echen con los videojuegos. El segundo,  “hincha lo público hasta que estalle y su metástasis hunda también lo privado”. Eso de que lo público es lo mejor es una de esas verdades generales del progresismo que no admiten refutación porque no se someten a comprobación. Es mejor y ya está…obviando que sin los impuestos de lo privado lo estatal no podría existir. Por ejemplo, hipertrofiar las televisiones públicas es un acto muy progresista…que significa que mi madre tiene que pagarlas con su pensión pequeñita para que los de dentro vivan como rajás.

Lo que no compite se atrofia e ir en contra de esta realidad es negar la biología y la evolución, y no haber visto los documentales de ñus de La 2. El cocodrilo se come siempre el mismo ñu, el que sigue en la primera orilla del río cuando todos están llegando a la otra. El ñu vago. Esto está lleno de ñus. Grecia, mucho más.

Más vida en @rafaelcerro

Compartir

ABC.es

Pienso de que © DIARIO ABC, S.L. 2015

"Jamás logré resolver una integral. Calculé un área, pero el resultado me salió en ohmios". ¡¡¡Gracias!!! Más sobre «Pienso de que»

La entrada más popular

Han habido

28... Lee la entrada completa

Etiquetas
Twitter