El Tupper y el táper

El Tupper y el táper

Publicado por el nov 5, 2014

Compartir

 

Algunos recordamos las entrañables reuniones “de Tupperware” que nuestras madres organizaban en casa para intentar ganar algunas pesetillas vendiéndoles a amigas y familiares recipientes de plástico para contener viandas y morteradas. No las imaginamos en los actuales convites de Tuppersex, convocados para gente interesada en contener objetos ella misma. La marca de recipientes de plástico Tupperware triunfó en el mercado y pasó a designar una categoría de objetos identificando su nombre propio con el del producto. El apócope Tupper acortó el sustantivo propio. Cuando muchos han tenido que volver a cocinar en casa para llevar el puchero al trabajo, hemos empezado a hablar de comer “de Tupper”, aunque no sé si realmente la mayoría de la gente que dice eso se refiere a la grafía “de táper”. Esta variante se escribe con minúscula porque no designa una marca comercial ni es, por lo tanto, nombre propio. Se acentúa porque es llana y terminada en ere.

La cuestión estriba ahora en decidir cómo designar en román paladino al elemento en cuestión sin utilizar una marca. Hemos interiorizado tanto algunos nombres comerciales que uno no puede referirse al producto en cuestión sin utilizarlas. No tiene mucho sentido pedir un Donut sin emplear este vocablo y pocos dicen “pan de molde” en lugar de “pan Bimbo”. Lo primero que viene a la cabeza como recurso para el cacharro en el que llevamos la comida es la voz fiambrera, que por efecto de lo que hoy estudiamos parece estar siendo relegada a segundo plano. ¿Es fiambrera sinónimo de Tupper? No. Tupperware es una marca que comercializa muchos tipos de recipiente: tanto los planos y alargados que utilizamos para meter lonchas de jamón como los que tienen forma semiesférica achatada, diseñados quién sabe para qué demonios, porque en ellos no cabe media sandía, ya que su base es plana. Como alternativa a Tupper y al derivado español táper podríamos proponer el tradicional tartera, porque el Diccionario de la Academia define este término como “Recipiente cerrado herméticamente que sirve para llevar los guisos fuera de casa o conservarlos en el frigorífico”, pero hay más opiniones. Algunos diccionarios muy respetados como el DEA o el Clave aconsejan la adaptación española táper, escrita en redonda y sin comillas. Dichos manuales defienden que el uso mayoritario de la palabra táper se ha impuesto sobre todos los demás.

Más vida en @rafaelcerro

Compartir

ABC.es

Pienso de que © DIARIO ABC, S.L. 2014

"Jamás logré resolver una integral. Calculé un área, pero el resultado me salió en ohmios". ¡¡¡Gracias!!! Más sobre «Pienso de que»

La entrada más popular

Han habido

28... Lee la entrada completa

Etiquetas
Twitter