Urkullus y urkullas

Urkullus y urkullas

Publicado por el jul 8, 2014

Compartir

El conocido lingüista y arquitecto de la corrección política Juan José Ibarretxe descubrió que la ideología estaba por encima del compendio de normas caducas que llamamos gramática. Repitió tantas veces “vascos y vascas” que el eco de ese sintagma contrario a la lógica y a la inteligencia terminó por hacer olvidar a muchos que estaban escuchando una sandez. La gota milenaria horadó la roca e Ibarretxe convenció a muchos de que quien determina cómo se habla no es el equipo formado por los académicos y la propia calle, sino el político, que para eso lo han elegido. También persuadió a todos de la vigencia del principio hispano que sienta las bases de nuestro sistema electoral: “para presidente sirve cualquiera”. El plural “vascos” también las incluía a ellas, tanto en el Diccionario como en la vida cotidiana, pero lo políticamente correcto trata siempre de imponerse a lo consuetudinario y a lo natural.

Ibarretxe 2

Si el lenguaje sirve para pensar, cuando imponemos a los demás el lenguaje dominamos igualmente el pensamiento.

El lingüista que sucedió a Juan José, llamado Íñigo Urkullu, adoptó el “vascos y vascas” como habría hecho con cualquier otro alarde de inteligencia y oratoria. Pero, como muchos arquitectos que reciben el encargo de una obra a la mitad, se está empeñando ahora en añadir a su discurso algunas perlas de estulticia de cosecha propia para no renunciar a imprimir su sello sobre la posteridad. Así, también se refiere a los “presos y presas”, quitándole al plural común tradicional para ambos géneros, “presos”, la posibilidad de representar al femenino. Una de sus perlas recientes es “Los presos y presas tienen también la oportunidad de desasirse, de soltar amarras con su propio pasado”. Eso significa asimismo “Quien dice cómo se habla aquí soy yo, porque para eso me elegisteis en los urnos y en las urnas”. Todo esto, según palabras textuales del señor Urkullu, “con motivo de comicios electorales que se van a dar en el año 2015”. Como la definición de comicios es precisamente la de “elecciones para designar cargos políticos”, el orador nos aclara mucho con frase tan brillante: las próximas elecciones son electorales.

Por otra parte, debería ser “presas y presos”. En casa nos educaron para poner siempre delante a las chicas.

Cicerón dijo que hablar era unir la lengua y el corazón. Pero advirtió que, si el corazón está henchido de sí mismo y es indiferente a las exigencias de los demás, emite verborrea a borbotones.

Más vida en @rafaelcerro

Compartir

ABC.es

Pienso de que © DIARIO ABC, S.L. 2014

"Jamás logré resolver una integral. Calculé un área, pero el resultado me salió en ohmios". ¡¡¡Gracias!!! Más sobre «Pienso de que»

La entrada más popular

Han habido

28... Lee la entrada completa

Etiquetas
Twitter