La ¿temida? deflación

La ¿temida? deflación

Publicado por el mar 21, 2014

Compartir

El tópico es la negación la inteligencia y del espíritu crítico, una trampa del lenguaje que sustituye el libre albedrío del pensamiento por una fórmula prefabricada. Como lo de “feliz entrada y salida de año” el 31 de diciembre. No meditamos lo que decimos hasta el punto de que olvidamos que antes de entrar hay que salir, como en el Metro.

En poesía, el tópico secular es el del ciervo herido que bebe en la fuente. Al parecer, Sor Juana Inés de la Cruz representa con él a Cristo buscando espiritualidad. Todos sabemos gracias a los documentales de La 2 que el damnificado realmente suele ser el ñu, eternamente devorado por el mismo cocodrilo gigantesco al cruzar el río. Alfredo Díaz dice que puede vaticinar a ojos cerrados cuál es el ñu que va a morir por el sonido de su brama.

En ocasiones, el tópico invierte el sentido de un término. Acatar significa “tributar homenaje de sumisión y respeto”, pero la fórmula se utiliza en política precisamente para embestir a un juez independiente que todavía vive y sentencia: “Acatamos la decisión de Su Señoría, pero…”.

Desde que estrenaron El Club de los Poetas Muertos, cada vez que un tipo con gafas de pasta me suelta lo de “carpe diem” aprovecho el momento, pero para echar a correr y ponerme a salvo. Antes de que se estrenara la película, estos intensos decían “tempus fugit”, tópico que hace referencia al paso inexorable del tiempo, que todo lo acaba. O sea, justamente a lo que resulta superfluo decir porque todos lo sabemos desde que nacemos: que vamos a morir.

Casi toda la prensa es un cliché. En lugar de pensar y luego escribir, redactamos fórmulas no meditadas. Curioso, lo de “noticias de España y del mundo”. ¿Y dónde está España entonces, entre los satélites de Júpiter? Sin olvidar la estulticia de los que sienten vergüenza de pronunciar el nombre de España y dicen “este país” o “el Estado español”. Otro tópico: “El montañero se heló de frío”: sobran los comentarios. “El coche voló por los aires”. Claro: ¿por dónde va a volar? Pero la reina de las sandeces del periodismo es “la temida deflación”. Claro que la caída de los precios es mala para la economía, pero ¿tenemos que colocarle sistemáticamente delante eso de “temida”? También tememos a la inflación, a las enfermedades venéreas y, sobre todo, al festival de Eurovisión…y no expresamos por escrito nuestro temor a esas manifestaciones de que algo no funciona.

Compartir

ABC.es

Pienso de que © DIARIO ABC, S.L. 2014

"Jamás logré resolver una integral. Calculé un área, pero el resultado me salió en ohmios". ¡¡¡Gracias!!! Más sobre «Pienso de que»

La entrada más popular

Han habido

28... Lee la entrada completa

Etiquetas
Twitter