Son lentejas

Son lentejas

Publicado por el nov 28, 2013

Compartir

Repetir aborrega el discurso, pero lo hacemos a menudo. Hablar continuamente de nuestra enfermedad sin preguntar por la del interlocutor hastía. Manuel Martín Ferrand, con sus riñones enfermos, te contestaba “Bien…sin entrar en detalles” cuando le preguntabas cómo estaba. Cuando salía hacia la clínica para sus diálisis de cinco horas decía con sorna que se iba al gimnasio. Cuando le reimplantaron las manos, Andrés Pérez Rubio nos animaba tanto que parecía que los heridos éramos sus amigos. Vi a un motorista bajar de una ambulancia para consolar a una automovilista en estado de ansiedad que lo había tirado en medio de la M-30 y le había roto una muñeca. Se trata de no plañir. Podemos y quizá debamos llorar alguna vez, pero no siempre. La gente que se está licuando a cuarenta grados sabe que hace calor aunque no se lo recordemos cada diez minutos. El mensaje “no llego a fin de mes” aburre y bombardear con él a los demás no nos ofrece más posibilidades de conseguir dinero. Quizá el interlocutor tenga menos. También puede que tenga menos tiempo que yo quien escucha mi mantra favorito de “tengo muchísima prisa” y puede que me esté dedicando el poco que tiene ese día.

love birds

 

Una guiri no entiende la frase chulesca “Es lo que hay”. Le cuento que sirve tanto para “Reformamos la plantilla justo por donde se sienta usted”, como para “Me voy con otro maromo esta noche” o para “pagamos setecientos euros”. En realidad, la fórmula sólo significa que te tienes que aguantar, lo mismo que su ingeniosa variante retórica “son lentejas”. Nuestras abuelas no decían esa vulgaridad de que estaban muy liadas. Eran más científicas: decían que estaban de los nervios.

Compartir

ABC.es

Pienso de que © DIARIO ABC, S.L. 2013

"Jamás logré resolver una integral. Calculé un área, pero el resultado me salió en ohmios". ¡¡¡Gracias!!! Más sobre «Pienso de que»

La entrada más popular

Han habido

28... Lee la entrada completa

Etiquetas
Twitter