Y llegó el Comité de Actividades Anticatalanas (CAC)

Y llegó el Comité de Actividades Anticatalanas (CAC)

Publicado por el nov 28, 2013

Compartir

Felices los que se indignan porque se pueden permitir ese lujo. Yo no puedo porque se me cae la cara de vergüenza. Porque me duelen el corazón y las tripas (de tanto hacer lo uno de lo otro) y ya no sé dónde meterme después de leerme el bochornoso informe del CAC, cuyas siglas oficialmente significan Consell Àudiovisual de Catalunya…pero en realidad es lo que es: el Comité de Actividades Anticatalanas. Mccarthysmo en estado puro.

Ahora resulta que el dinero público catalán se gasta en hacer listas negras de periodistas, opinadores y hasta parlamentarios sospechosos de fomentar el “odio” a Cataluña. ¿De verdad no tienen nada mejor que hacer? Si de verdad se creen lo que dicen, que media España y medio Universo conspiran para odiar a los catalanes, ¿no se les ha ocurrido una estrategia más sutil para arreglarlo?

Porque hay que decir que hasta como mccarthystas son unos incompetentes. Porque si aquí de lo que se trata es de pasar lista de culpables de fomentar el odio a Cataluña, se me ocurren unas cuantas docenas de nombres que no están en esa lista. Yo, que soy un poco más fina y menos acusica, de momento me limitaré (de momento) a no dar nombres sino iniciales.

Así a bote pronto se me ocurre S.S., columnista que ahora escribe en español y en El Mundo, pero que en su día escribía en el Avui y en catalán, y que en una ocasión se despachó a gusto con un artículo en el que afirmaba que la lengua castellana era “de porteras” y que en su casa de Barcelona se consideraba muy de mal gusto hablarla “con todas esas horribles jotas”. Tal artículo llegó a tener eco en Los Angeles Times y el menda estaba contentísimo de la que había liado.

Luego se me ocurre otro columnista catalán, V.A., que se refiere habitualmente al PP como “partido de extrema derecha, tan alérgico a la democracia como un gato al agua”. Eso sí, con el PSOE tampoco se corta: “Si el PSOE catalán pudiera intuir, sólo intuir, el chusco papel que le reserva la historia en relación a su aversión a las libertades nacionales de Cataluña se disolvería ahora mismo, comido por la vergüenza”. Etc.

¿Sigo? Si el CAC pasa el rastrillo, se encontrará con abundantes y muy eficaces muestras de incitación a la catalanofobia hechas desde Cataluña y en catalán. Pero de verdad creo que tanto el CAC como el gobierno catalán deberían estar para otras cosas. Para menesteres más nobles. Empezando por una cierta autocrítica elemental.

¿Dónde estaban el CAC y el gobierno catalán, por ejemplo, cuando un periódico subvencionado por la Generalitat, el Ara, me censuró con tal saña que me tuve que ir? Debo decir que recibí llamadas de apoyo de gente muy bien colocada en ese gobierno. Sin ir más lejos el jefe de prensa de Artur Mas me escribió para decirme que el artículo censurado no era racista, como pretendía quien lo censuró, y que semejante cosa sólo podía pretenderse “des de l’esquifidesa mental” (desde la endeblez mental). Totalmente de acuerdo. Pero la Generalitat les siguió y les sigue subvencionando.

En resumen, que visto desde el conjunto de España habrá a quien este tema le provoque indignación o hasta le dé la risa. Pero visto desde Cataluña es un puro y duro drama. Es la definitiva ruptura de la convivencia y de la virtud cívica. Es la triste renuncia a ser mejores para empeorar con pasión. Es la decadencia de toda una sociedad. La muerte de todo un sueño.

Y para quien lo dude, por favor que le eche un vistazo al vídeo que se encontrará siguiendo este link. En él verá como Jordi Cañas, diputado de Ciutadans, abandona un debate celebrado en un auditorio de Terrassa después de que un exaltado de entre el público le llame “terrorista”, así tal cual. A favor del moderador del debate, el periodista Salvador Cot, debo decir que conociéndole como conozco, y conociendo sus ideas, tiene mérito que tratara de retener a Cañas y que luego expulsara de la sala al que le había insultado de esa manera. Pero sin duda lo más interesante es cuando Cot se pregunta en voz alta: “Pero si no podemos ni celebrar un debate, ¿qué va a pasar con este país?”

Pues exactamente lo que está pasando, amigo. Exactamente esto.

 

 

Compartir

ABC.es

Piensa lo peor © DIARIO ABC, S.L. 2013

Doctores tiene la política para ver el lado positivo, institucional y trascendente de las cosas. En este blog trataremos de darle la vuelta y hasta la puntilla al más fino análisis. Más sobre «Piensa lo peor»

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031