Vuelta al ruedo

Vuelta al ruedo

Publicado por el jun 23, 2015

Compartir

Aunque la noticia me pilla lejos de Madrid e incluso de España, trotando mundos exóticos y remotos, me llena de alegría la confirmación oficial de que Albert Rivera se lanza a por la presidencia del gobierno de la nación. No es que no se supiera que no lo iba a hacer. Pero la oficialización de algo siempre le añade un punto de tersura, de excitante riesgo, de que cabe caerse del caballo, pero no la vergonzosa vuelta de grupas atrás, que explica por qué todo el mundo se pone tan contento en las bodas. Y con noticias como la de hoy.

No es ningún secreto cuánto admiro yo a este hombre, Albert Rivera, y cuán capaz le creo de llegar a la presidencia del gobierno y de lo que haga falta. Me acuerdo de un día de diciembre de 2013, cuando él desembarcó en la Citerea de los desayunos del hotel Ritz. Al acabar nos tomamos unos cuantos un algo en un café del hotel. Fue aparecer Albert, que se sentó el último, y fue soltar espontáneamente la camarera que reinaba en la barra, una señora de unos cincuenta risueños años: “¡Venga un café inmediatamente para el futuro presidente del gobierno!”. Nos quedamos todos descansados. Y algo ojipláticos.

Lo sea o no lo sea algún día, es hermoso que se lance, que lo intente. Aclaro por qué. Los que hayan seguido los bolillos de mis reflexiones sobre el tema tal y como los entrecruzo en mi libro de reciente aparición ¿Los españoles son de Marte y los catalanes de Venus?, estarán familiarizados con el serio remusguis que cualquier político catalán, nacido en Cataluña, tiene y tiene que tener antes de lanzarse al turbulento mar abierto español. Desde la esplendorosa castaña de la Operación Roca hasta la patacada sin paliativos de Pasqual Maragall, pasando por los últimos y muy escaldadores pactos del hoy deshonorable Jordi Pujol con el PP, quedó la idea, el prejuicio, el miedo pánico, a que los españoles de ninguna manera están mental ni genéticamente preparados para que los gobierne un catalán. Así sea un catalán curtido por mil batallas en defender que España suma y sigue pasado el Ebro. Que para entender eso les falta un hervor político, histórico o incluso intelectual.

Todo tonterías, claro. Burradas de la España negra y de la Cataluña más retinta aún. Miedo, miedo y más miedo a sacar los pies del plato y el culo de la bacinilla. Complejos.

Dando este paso al frente, Albert Rivera vuelve a poner todas las expectativas y todas las posibilidades en su sitio. Despuebleriniza Cataluña y España entera. A partir de aquí será lo que dios y las urnas quieran. Pero quién dijo imposible, quién dijo miedo, quién dijo no y por qué no.

Vota lo que temes y el temor desaparecerá.

Compartir

Anterior

Siguiente

ABC.es

Piensa lo peor © DIARIO ABC, S.L. 2015

Doctores tiene la política para ver el lado positivo, institucional y trascendente de las cosas. En este blog trataremos de darle la vuelta y hasta la puntilla al más fino análisis. Más sobre «Piensa lo peor»

Etiquetas
Calendario de entradas
marzo 2017
L M X J V S D
« jul    
 12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728293031