¿Se cree el ladrón que todo el mundo es socialista?

¿Se cree el ladrón que todo el mundo es socialista?

Publicado por el Jan 21, 2015

Compartir

Interesante pollo el que ha montado el PSOE ante la noticia de que la Audiencia Nacional autoriza la salida de la cárcel de Luis Bárcenas previo pago de una fianza de 200.000 euros. Dejando de lado, o para otro día, la ironía de que alguien que presume de tener todas sus cuentas bloqueadas y sus bienes embargados vea viable reunir una cantidad así (qué bobos somos todos los que no hemos robado nunca a nadie…), lo cierto es que jurídicamente hay sobradas razones que justifican la salida de Bárcenas del penal. Que además tiene todos los puntos de ser una salida con puerta giratoria, tipo Santi Potros.

¿Pero de verdad alguien duda de que este hombre no va a acabar cumpliendo pena de cárcel? ¿Con la que está cayendo?

En las últimas horas han menudeado las comparaciones entre Luis Bárcenas y Luis Roldán. ¿Va Bárcenas camino de ser el Roldán del PP? Paralelismos hay muchos, aunque no necesariamente los primeros que se han mencionado o que han saltado a la vista.

Roldán se enteró de que estaba en busca y captura encontrándose en París y ya no volvió. Cometió sin duda el primer gran error de su vida al convertirse en fugitivo y, como tal, en chivo expiatorio de todas y cada una de las miserias del PSOE de la época, que eran muchas. En un libro de prontísima, inminente aparición, nos enteraremos de cómo Juan Alberto Belloch llegó a suplicarle a Pedro J. Ramírez (cuyos sabuesos periodísticos habían encontrado y entrevistado a Roldán en la capital francesa) que le desvelara su paradero para “protegerle, porque Narcís Serra le quiere matar para que no tire de la manta”. ¿Era verdad esto o se lo inventaba Belloch para crear ambiente y favorecer sus propias aspiraciones a la presidencia del gobierno, en dura pugna, justamente, con Serra? Chi lo sa? Pero, ¿a que el tema da una idea de cómo estaban los ánimos entonces?

Todo parecido entre Luis Roldán y Teresa de Calcuta es mera coincidencia. Dicho lo cual, el gobierno socialista no hizo ni nunca quiso hacer justicia con su exdirector general de la Guardia Civil. Lo que hizo fue pura y dura venganza. Se inventaron un expediente inicuo para meter en la cárcel a la esposa de Roldán, al que sometieron al episodio de aislamiento penitenciario más largo que se ha conocido en España. Le denegaron sistemáticamente beneficios que se conceden hasta a etarras. Le envilecieron bien. Interesante es el dato de que, de todos los procesados por la gran fiesta socialista de la corrupción y de los fondos reservados, de todos los tocados por el estigma del oprobio y hasta la prisión, a ningún otro le ha pasado que su familia le diera la espalda, hasta el punto de cambiar el apellido de los hijos para que no sean reconocidos como tales.

En resumen, sería por rencor, sería por miedo a que Roldán tirara de la manta y contara porquerías, sería porque su estúpida, cobarde fuga, le convirtió en el candidato ideal a “comérselo todo” y descargar así de culpa al resto de figurones del gobierno y del partido, el caso es que a Luis Roldán el gobierno socialista y la justicia a su servicio le fabricaron un traje penitenciario a medida. Un calvario de diseño. Que se ajustara a derecho o a razón era bastante lo de menos.

Los numerosos aspavientos socialistas de ahora con lo de Bárcenas parecen pura psicopatología de lo cotidiano: ¿se cree el ladrón que todo el mundo es socialista? ¿Se creen que todo el mundo es como ellos? Por de pronto Bárcenas sale tras agotar las posibilidades de la reclusión preventiva, una medida cautelar que debería ser extrema y en cambio en este país hay jueces (como en su día Baltasar Garzón) que abusan de ella con una alegría digna de mejor causa. Y de menor arbitrariedad.

Si Bárcenas se fuga sin duda repetirá la gesta de Roldán. Pero no parece que esté en ello, más que nada porque el ilustre precedente anima a todo menos a repetir esa aventura. Luis Roldán había amasado una fortuna que de bien poco le sirvió para eludir o torcer su sombrío destino. Más datos, insisto, en una novela de inminente aparición, un caramelo que en nada va a lanzar Planeta…

Será por virtud real o por virtud coyuntural, será porque de verdad se lo creen o porque la presión política y social de estos días no deja más remedio, pero lo cierto es que el PP está haciendo de todo menos hacerle caso a Bárcenas. Vamos, Mariano Rajoy parece que habla tanto con él como con el president de la Generalitat, Artur Mas, y con idéntico aprovechamiento. Salvando distancias, Bárcenas y Mas tendrían en común que en el PP ya les han dejado por imposibles.

Como dije esta semana en Onda Cero, en el Gabinete de Julia Otero: a ver si en el caso Bárcenas vamos dejándonos de ruido y van llegando las nueces. Que yo no quiero escarmientos de salón. Yo lo que quiero es enterarme. De quién robó qué de verdad a quién. Y que pague por ello. En justicia. Objetiva y no a medida.

 

 

Compartir

ABC.es

Piensa lo peor © DIARIO ABC, S.L. 2015

Doctores tiene la política para ver el lado positivo, institucional y trascendente de las cosas. En este blog trataremos de darle la vuelta y hasta la puntilla al más fino análisis. Más sobre «Piensa lo peor»

Etiquetas
Calendario de entradas
diciembre 2017
M T W T F S S
« Jul    
 123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031