Por qué entre George Friedman y Julian Assange…sorry, pero me quedo con Friedman

Publicado por el Feb 28, 2012

Compartir

 

meandgeorge.jpg

 

Lo último de Julian Assange y de WikiLeaks es la difusión multitudinaria de e-mails de Stratfor, la famosa “CIA privada” fundada por George Friedman. No he tenido tiempo de leerme todos los e-mails hackeados, quien lo haya hecho, por favor que me avise si alguno es mío. Soy suscriptora de Stratfor desde hace años, sí, qué pasa. Voy a intentar explicar aquí por qué les prefiero a ellos pagando que a WikiLeaks gratis. Por qué entre Friedman y Assange, me quedo con Friedman (en la foto, yo entrevistándole en el hotel Waldorf Astoria de Nueva York).

¿Tendrá algo que ver con que el hecho de haber dedicado más de dos años de mi vida a investigar a la CIA (la de verdad) me ha convertido, no sé si en una experta, pero sí en alguien que no se conforma con cualquier chuchería de información reservada? Ya lo siento, y de verdad que espero que me perdonen por haberme vuelto tan chula; pero una ya no se emociona como una portera leyendo chismes sensacionales -pero a menudo triviales- en documentos de procedencia dudosa, veracidad incomprobable y nula capacidad de análisis. Si yo les contara la de documentos secretos que han pasado por mis manos cuyo emocionantísimo contenido tenía poco o nada que ver con la realidad… ¿Sabían ustedes que en los archivos secretos de Washington duermen memorándums vaticinando que la guerra de Vietnam era pan comido para Estados Unidos, o que a los militares españoles de 1979 jamás se les ocurriría dar un golpe de Estado?

La información es poder, pero solo para el que vale. Para el que es capaz de desentrañar la verdad de la mentira, el sentido común del disparate, la perla cultivada de la paranoia. Miles de -emails, o de cables diplomáticos, o de documentos secretos, tal cual y en bruto, no solo no aportan nada sino que ahogan la inopia con una falsa sensación de información, de estar en un “ajo” del que en realidad nadie entiende ni torta. Eso es WikiLeaks siendo amables. Siéndolo menos, es una peligrosa juerga de niñatos con pretensiones de anarquistas. Un monumento a la ciberirresponsabilidad y al incivismo.

Me convertí en consumidora de Stratfor porque como periodista muchos análisis de George Friedman y su equipo no tienen precio. No es que nunca se equivoquen. Sin ir más lejos, Friedman tiene una cierta tendencia a cargar la mano provocadora en algunas de sus previsiones geopolíticas a medio y largo plazo. Pero en el lerdo mundo en que vivimos el mero punto de vista de George Friedman es un milagro. Porque sus análisis no parten de ninguna agenda ideológica (conservador con ganas, no duda en atizarles a los de su cuerda si los datos así lo aconsejan…), sino de la pura y dura realidad. Y claro, como eso no lo hace nadie, pues el efecto es la bomba. Pero sobre todo los servicios de Stratfor son útiles porque no se limitan a recopilar información, la analizan seriamente (algo que la CIA original lleva demasiado tiempo sin hacer, enfrascada en jugar a ser la policía del mundo) y la vuelven útil para comprender el mundo. Para eso debería ser un servicio de inteligencia. Si los públicos no funcionan, pues lo hacen los privados.

¿Que eso es un peligro? No te digo que no. De todas las revelaciones que WikiLeaks promete, quizás lo más pertinente sería si de verdad pueden probar, no meramente insinuar, algún interés espurio de Stratfor, alguna supeditación a intereses concretos y predominantes. Ahí sí que yo me sentiría estafada y decepcionada. Y a lo mejor hasta les pediría que me devolvieran el dinero. Mientras no sea así, lo siento pero no me dejo impresionar por los aspavientos de Assange. ¿Que Stratfor paga a algunas de sus fuentes por la información? Fine, a mí también me pagan por la mía en los medios de comunicación donde trabajo. ¿Que su conocimiento de los métodos habituales de las comunidades de inteligencia les sirven para ejercer presión y control sobre sus informantes? ¡Viva la sopa de ajo! ¿Y de qué se valió Assange para que el soldado Manning le pasara lo que le pasó, sino de su capacidad de manipular a un ser humano notoriamente desnortado y frágil? Etc.

El mercado de la información reservada sin duda es un zoco interesante por explorar. Sin ir más lejos, ¿es verdad que WikiLeaks, al verse estrangulada financieramente, volvió sus ojos a la Rusia de los zares, perdón, a la mafia de Estado de Vladimir Putin, que más de una vez y más de dos y más de tres ha estado en el punto de mira de los análisis de Stratfor?

Si al final siempre es lo mismo. ¿O no?

 

Compartir

ABC.es

Piensa lo peor © DIARIO ABC, S.L. 2012

Doctores tiene la política para ver el lado positivo, institucional y trascendente de las cosas. En este blog trataremos de darle la vuelta y hasta la puntilla al más fino análisis. Más sobre «Piensa lo peor»

Etiquetas
Calendario de entradas
julio 2017
M T W T F S S
« Jul    
 12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31